Renuncias en el gabinete ¿síntoma de inestabilidad?

Archivo

Renuncias en el gabinete ¿síntoma de inestabilidad?

La renuncia del secretario de Comunicaciones y Transporte se suma a una larga lista de funcionarios que han optado por no seguir en la administración de la 4T

Renuncia Javier jimenez Espriu

La renuncia del secretario de Comunicaciones y Transporte se suma a una larga lista de funcionarios que han optado por no seguir en la administración de la 4T

Una renuncia de un secretario, titular, subsecretario o funcionario de alto rango siempre es llamativo. Más allá de las razones que lleven a la renuncia, se puede leer como un síntoma de que algo está ocurriendo al interior de la administración pública.

El pasado jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó la salida de Javier Jiménez Espriú como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“Quiero informarles que acepté la renuncia del ingeniero Javier Jiménez Espriú como secretario de Comunicaciones y Transportes”.

AMLO, presidente de México

Era una noticia cantada desde el pasado fin de semana cuando trascendió que había serias discrepancias de opinión sobre la medida anunciada por la presidencia de que la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) y la Marina, tomarían el control de 49 aduanas y 17 puertos, como respuesta para combatir la corrupción en la entrada y salida de armas, drogas y contrabando al país.

“El ingeniero sostiene que deben ser operados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y yo creo que por la circunstancia actual, por la corrupción que prevalece en los puertos y aduanas, y últimamente por la entrada de contrabando y droga en los puertos, necesitamos, además de buena administración, requerimos de seguridad y protección en los puertos, y que por ese motivo se requiere del apoyo de la Secretaría de Marina, queremos que esta institución se haga cargo de las costas, de las aduanas marítimas, de los puertos, porque es una institución que además de profesionalismo, va a poner orden, que se requiere para que no haya inseguridad”.

AMLO, presidente de México.

En tanto, Javier Jiménez Espriú agradeció la oportunidad para integrarse al movimiento de la Cuarta Transformación: “Le agradezco que ya en estos 20 meses en el gobierno me han permitido participar en acciones muy importantes para el futuro de México. Le agradezco su aprobación, respeto por mi decisión de separarme (del cargo) por la discrepancia que ha mencionado”.

Las renuncias en el gobierno de la 4T no son algo nuevo. A año y medio de tomar protesta como presidente, su gabinete se ha tenido que reajustar ante 15 renuncias que se ha dado en su gabinete. La cifra más alta para un presidente desde el sexenio de Ernesto Zedillo. Para contextualizar, en el mismo período de tiempo, Felipe Calderón sólo había tenido la renuncia de Germán Martínez, que repite en la lista con López Obrador, y en el sexenio de Enrique Peña Nieto, se habían dado 6 cambios, aunque con el correr de los años, subió a 22 cambios y reubicaciones en el gabinete.

Contrastes

Entre lo dicho y el hecho hay un espacio indefinido que no se termina de apegar a la realidad. En sus primeras conferencias de prensa, el mandatario federal señaló que no se iban a dar cambios ni rotaciones en su gabinete, sin embargo, esa máxima no se ha cumplido.

Los perfiles y nombres de los que han renunciado son de alto perfil e incluye puestos de su gabinete inmediato, de su gabinete ampliado y también de órganos autónomos. Jiménez Espriú se suma a Germán Martínez, ex titular del IMSS quien en su carta de renuncia expuso “injerencia perniciosa” por parte de miembros de la Secretaría de Hacienda. Semanas después, también se presentó la renuncia de Carlos Urzúa, entonces secretario de Hacienda y que se ha convertido en un crítico de la gestión de la 4T.

“Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda”.

Carlos Urzúa, ex secretario de Hacienda

René Morán, politólogo por la Universidad de Guadalajara, explica que los cambios en el gabinete muchas veces obedecen a que no hay una cohesión en el proyecto de gobierno.

“El actual gobierno es un grupo muy heterógeneo que concentra diversas visiones de cómo se debe llevar a cabo la administración pública, pero también hay discrepancias ideológicas. La voz del presidente, en ese sentido, a veces funciona como cohesionador y otras más como catalizador para fragmentar. Es interesante ver cómo se seguirá desarrollando porque aún no sé si es positivo, negativo o irrelevante en la operación del gobierno, lo que sí es que la imagen que da de cara a la población es de que hay cierta inestabilidad”, explicó el académico.

Lee también

Comentarios

Commentarios