Prohibido votar con el corazón en la NBA

Deportes

Prohibido votar con el corazón en la NBA

Los criterios para tener a los 10 jugadores titulares se define de tres formas: 50% en los votos de los fanáticos y con un 25% cada uno en el de los propios jugadores y la prensa especializada.

En un escenario de opiniones divididas, el Juego de Estrellas se celebrará en Atlanta el domingo 7 de marzo; unos preferirían no estar presentes por el tema de la pandemia, y otros aceptan la encomienda. Foto: Stacy Revere/Getty Images

Los aficionados son los que, prácticamente, forman los quintetos titulares del Juego Estrellas de la NBA. En la historia reciente, la liga le ha otorgado al público la capacidad para seleccionar quién debe y quien no, iniciar el duelo de mitad de temporada. 

En la mayoría de los casos, el fanático carece de objetividad. No analiza, no cuestiona, idealiza escenarios, en medida, utópicos. Asevera sin fundamentos y basa su decisión en la nostalgia. Tanto poder para el consumidor del producto. 

Los criterios para tener a los 10 jugadores titulares se define de tres formas: 50% en los votos de los fanáticos y con un 25% cada uno en el de los propios jugadores y la prensa especializada. 

Y no es que el aficionado esté condenado a jamás pensar más allá del sentido común, pero eso evoca una injusticia “deportiva” que exime el privilegio de ser considerado como uno de los mejores exponentes de la primera mitad del calendario regular, o bien, relucir en la lista de resultados solo por su simple nombre. Ejemplos los hay. 

Utah Jazz, el mejor equipo al momento en la temporada, récord de 24-6, no tendrá un representante en el quinteto inicial de la Conferencia Oeste. Aspirantes tiene con Donovan Mitchell y Rudy Gobert. Ambos serán suplentes. Pero llama la atención la manera en que el centro francés es relegado de la popularidad, sin importar el currículum de dos veces el Jugador Defensivo del año; y cómo Carmelo Anthony tuvo más votos con 497 mil 474, por 388 mil 106 de su colega.

Klay Thompson, de Golden State Warriors, tiene más de año y medio sin pisar una duela por lesiones, pero los aficionados no se olvidan de él y lo aclamaron en 335 mil 859 ocasiones. Una cifra que señala casi el doble de la que recibió Jamal Murray, base titular de Denver Nuggets, y uno de los mejores jugadores de la liga en su posición. 

Un ejercicio de populismo, o, de democracia  -dependiendo de la percepción-, es el que prácticamente impera en la NBA para ver observar a los mejores en un un solo juego. Y complicado se ve que el formato pueda cambiar en un futuro inmediato. Un debate que propicia conversación para los que buscan justicia en méritos deportivos. 

Esto te puede interesar:

Lee también

Comentarios

Commentarios