Papa Francisco: “El mercado no lo resuelve todo” en la pandemia de COVID-19

COVID-19

Papa Francisco: “El mercado no lo resuelve todo” en la pandemia de COVID-19

En su más reciente encíclica, el Papa Francisco destaca las consideraciones más importantes para el mundo después del COVID-19, incluyendo como deberían reorientarse la sociedad y la economía en búsqueda de prevenir los graves daños que sufrieron este año las clases más vulnerables

Papa Francisco

En su encíclica más reciente el Papa Francisco señala que el neoliberalismo no ha cumpplido sus promesas de solucionar los problemas sociales Foto: Reuters

Las encíclicas papales son uno de los llamados más importantes que puede hacer la Santa Sede, no solo a los católicos alrededor del mundo y sus autoridades religiosas, sino también a la comunidad internacional en general. Estas cartas suelen acompañar eventos o cambios internacionales importantes, por lo que una derivada de la profunda crisis internacional causada por el COVID-19 resulta ser una sorpresa esperada para el mundo.

A lo largo de las más de 70 páginas que conforman el documento “Fratelli Tutti”, latín para “Hermanos todos”, el Papa Francisco reflexiona sobre los impactos de la pandemia del nuevo coronavirus y la reconstrucción de las esferas sociales y económicas que vendrá después, mismas en las que advierte deberá replantearse el papel del mercado en la resolución de los problemas mundiales.

“El mercado solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal. Se trata de un pensamiento pobre, repetitivo, que propone siempre las mismas recetas frente a cualquier desafío que se presente.”

El Papa, argentino de nacimiento, pudo presenciar en su país el surgimiento del neoliberalismo durante la dictadura militar, que entre sus principales motores tuvo el establecimiento de la religión cristiana como una de las principales impulsoras y observadoras de las acciones del gobierno, en conjunto con el libre mercado.

En su carta denuncia como un sistema neoliberalista “se reproduce a sí mismo sin más” a través de la promesa de que beneficiando a los sectores superiores de la economía eventualmente el crecimiento alcanzará a los inferiores, descartando este “derrame” o “goteo” en la economía como una solución viable a los problemas sociales.

“No se advierte que el supuesto derrame no resuelve la inequidad, que es fuente de nuevas formas de violencia que amenazan el tejido social.”

El panorama mundial, advierte la encíclica en su parte 168, hace imperiosa una política económica que favorezca la “diversidad productiva y la creatividad empresarial” , buscando incrementar los trabajos en tiempos de crisis en lugar de reducirlos.

Haciendo referencia a otra encíclica publicada por su antecesor, el papa Benedicto XVI, se señala que el mercado ha fallado en cumplir su propia función económica ante la falta de solidaridad y confianza recíproca, dejando la crisis del COVID-19 como una muestra tangible de la fragilidad de los mercados, frente a la que advierte asegurando que “no todo se resuelve con la libertad de mercado”, destacando la necesidad de “rehabilitar una sana política que no esté al dictado de las finanzas”.

“Este sistema ya no se aguanta. Tenemos que cambiarlo, tenemos que volver a llevar la dignidad humana al centro y que sobre ese pilar se construyan las estructuras sociales alternativas que necesitamos. Hay que hacerlo con coraje, pero también con inteligencia. Con tenacidad, pero sin fanatismo. Con pasión, pero sin violencia. Y entre todos, enfrentando los conflictos sin quedar atrapados en ellos, buscando siempre resolver las tensiones para alcanzar un plano superior de unidad, de paz y de justicia. “

Papa Francisco ante los participantes en el Encuentro Mundial de los Movimientos Populares, 2014

La carta del Papa Francisco cubre también temas que han resurgido en la escena internacional como el racismo, el resurgimiento de los movimientos populistas y la migración.

Lee también

// aca van los comentarios vite