Nueva ley para el cine mexicano: ¿A favor o en contra?

Cultura

Nueva ley para el cine mexicano: ¿A favor o en contra?

La iniciativa presentada por Ricardo Monreal busca un mayor espacio para el cine nacional.

Con esta nueva ley se pretende garantizar espacios al cine nacional.

La cultura y la 4T han tenido sus encuentros y tensiones en los dos años de gestión del nuevo gobierno. Desde la extinción de los fideicomisos hasta propuestas de ley que no han pasado debido a la movilización de colectivos artísticos. Hay una voluntad de romper viejos cacicazgos pero el final sigue siendo el mismo: El mundo cultural tiene poco apoyo.

Es el caso del cine que se ha engarzado en discusiones y análisis largos para poner en marcha una nueva ley de cine mexicano.

Después de que el senador de Morena Ricardo Monreal presentara el pasado 16 de febrero una iniciativa para una nueva Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) explicó de qué forma se busca con ella impulsar y defender a la industria fílmica mexicana desde la ley.

«Durante décadas, la comunidad cinematográfica ha pugnado por un marco regulatorio que adecúe la ley a las nuevas circunstancias y necesidades de la producción y promoción del cine mexicano», explicó la AMACC en un comunicado que habla también sobre la necesidad de equilibrar «las condiciones de mercado para que más mexicanos accedan a contenidos nacionales independientes y de calidad.

El proyecto del senador Monreal recoge las demandas históricas del gremio cinematográfico para garantizar la diversidad y pluralidad de la oferta cinematográfica nacional, en beneficio de las audiencias. La propuesta establece el fomento a la cinematografía nacional como una responsabilidad de Estado, garantizando los derechos culturales de las y los mexicanos e impulsando el desarrollo de una industria cultural cinematográfica independiente y soberana».

AMACC

Objetivos de la nueva ley

No es novedad que el interés de la 4T por el cine pasa mucho por emular modelos regulatorios como el caso francés: Donde se incentiva y se le garantiza un espacio mediático al cine hecho en el país, poniendo un piso parejo para que pueda competir con las multimillonarias películas que inundan la cartelera provenientes de Hollywood.

La nueva ley de cine mexicano propone reglas específicas para la exhibición de las películas nacionales. En conferencia de prensa, la productora Mónica Lozano, presidenta de la AMACC, explicó que se busca extender el porcentaje mínimo que se les exige a los cines comerciales de cintas mexicanas en su cartelera. Con esto, se buscaría pasar de un 10% actual a un 15% mínimo de la cartelera para el cine mexicano. La nueva ley, además, plantea sanciones en caso de incumplimiento de la cuota y una regulación del acaparamiento de la cartelera.

La iniciativa también busca evitar que una sola película acapare nuevamente toda la cartelera y las pantallas disponibles en el país. La ley plantea un 45% de tope máximo para la exhibición de una misma cinta en todos los cines del país. «Si bien no se puede garantizar que los consumidores acudirán a las salas para ver cine mexicano, tampoco es posible afirmar lo contrario», se lee en la iniciativa presentada por Monreal. «De hecho, dada la forma discriminatoria y desventajosa con la que se exhibe el cine mexicano, al otorgarle mejores condiciones, es posible que éste vuelva a tomar el auge que alguna vez tuvo en el país».

La propuesta «garantiza a las Audiencias el acceso a la cultura atendiendo a la diversidad y pluralidad cultural de la Nación; especificando además, un capítulo referente al derecho y formación de las audiencias», como afirma la AMACC en un comunicado.

Lee también

Comentarios

Commentarios