Madres sonorenses, ejemplo de resiliencia

Especiales

Madres sonorenses, ejemplo de resiliencia

El estado cuenta a nivel nacional con el mayor porcentaje de jefas de familia

Sonora es la entidad federativa con mayor porcentaje de jefas de familia. De las 579 mil 511 viviendas familiares contabilizadas en el estado, 149 mil 275 son sostenidas por una mujer, lo que equivale al 31.5% de los hogares, cifra muy alejada del 22.8% que registró el INEGI a nivel nacional.

El INEGI también documentó en 2018 que nueve de cada diez familias sustentadas por una persona dependen de una mujer. Es decir, por cada padre soltero hay nueve madres sonorenses que sacan adelante a sus hijos sin ayuda de un hombre.

Sin embargo, las madres solteras y las mujeres en general se enfrentan a la brecha salarial, los obstáculos del gobierno federal y a la inseguridad, dificultando su desarrollo y bienestar y el de sus hijos.

Limitaciones laborales ante una gran responsabilidad

La diferencia de ingresos es notoria al dividir por géneros a la población sonorense que recibe más de 10 salarios mínimos por su trabajo, el 76.3% son hombres y sólo el 23.7% son mujeres. Otro dato que resalta la brecha en Sonora es que de los 28 mil trabajadores que dijeron no recibir algún pago por sus servicios, 56.5% eran mujeres.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI y de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), en el cuarto trimestre de 2020, 590 mil 008 mujeres mayores de 15 años, que representan el 39.9% de la Población Económicamente Activa ( PEA), trabajaban en la entidad. El comercio era el giro con más personas del sexo femenino, quienes representaban el 53% de sus empleados, seguido del 42.3% de la  industria manufacturera.

Para María Esthela Borchardt Moreno, directora de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco y Servytur) en Hermosillo, es un gran reto el trabajar y liderar una familia que asumen la mayoría de las madres, pues considera que aunque haya un hombre “casi siempre la mayor carga de la educación y la administración del hogar recae en la mujer”.

“Considero que  el arraigo cultural que tenemos en México sigue afectando. Nos afecta en ingreso, en esfuerzo y reconocimiento”, especifica Borchardt, quien siente que existe una resistencia para resolver la desigualdad de género y aclara que las mujeres con puestos directivos se enfrentan a la renuencia de los subordinados. 

La dirigente municipal  de la Canaco estima que cerca de la mitad de las empresarias y emprendedoras de la localidad son mujeres, pero resalta  que la mayoría laboran en el comercio informal, condición que las pone en desventaja.

“Tenemos que seguir luchando con la equidad desde lo familiar, no sólo en lo profesional. El cambio viene de los valores y lo que vayamos imponiendo a nuestros hijos para que al llegar a la adultez tengan otra actitud”, expresa María Esthela y asegura que desde la Canaco trabajan en estrategias para integrar a las mujeres en la toma de decisiones.

Sin apoyo para el cuidado de sus hijos

Uno de los cambios más polémicos que realizó Andrés Manuel López Obrador al asumir la presidencia de México fue retirar el apoyo a la estancias infantiles para madres trabajadoras sin seguridad social, argumentando casos de corrupción e irregularidades con la entrega oportuna del programa. 

El gobierno dejó de entregar los 800 pesos mensuales que daba a las estancias infantiles por cada niño y prometió que las madres recibirían directamente mil 600 pesos bimestrales para el cuidado de sus hijos. Sin embargo, la Sedesol decidió recortar a 97 mil niños en el cambio de programa, asegurando que no pudieron localizarlos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) denunció que la cancelación del programa fue una “medida regresiva con la que se violan diversos derechos humanos” de niños, padres, trabajadoras y responsables de estos centros.

“Cancelación de Programa de Estancias Infantiles y emisión de Reglas de Operación del Programa de Apoyo al Bienestar pone en riesgo el que madres afectadas se vean obligadas a renunciar a sus empleos debido a la falta de acceso a servicios de cuidado y atención infantil”.

Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La mayoría de las estancias en Sonora perdieron a más de la mitad de los niños que asistían, lo que provocó que de las 340 que había en el estado en 2018, 80 cerraran durante el primer año de gobierno de López Obrador.

El 21 de abril, integrantes de la  asociación civil Conservando los Valores de Familia se pronunciaron de nuevo a favor de que las instancias infantiles reabran sus puertas y brinden el servicio en Sonora, pues consideran que los menores están más seguros en ellas por la cantidad de riesgos a los que se ven expuestos día a día.

“¿Dónde están nuestros niños, qué está pasando con nuestros niños?,los niños son los más expuestos en esta realidad. Nosotros, como estancias infantiles, garantizamos la seguridad del niño”.

Lizeth Villalobos. Presidenta de la Asoc. Civil. Conservando Valores.

Las madres que luchan por volver a ver a sus hijos

Madres Buscadoras de Sonora surgió en 2019 de la unión de varios colectivos locales que trabajan junto a grupos como el de Buscadoras por la Paz de Sinaloa y otros de Baja California, conformando un conjunto de 900 mujeres que indagan por los tres estados para dar con el paradero de sus familiares. Todas comparten el dolor, pero para Cecilia Flores Armenta, líder del colectivo, es doble, pues tres de sus hijos han desaparecido y solamente ha localizado con vida a uno.

Alejandro fue el primer descendiente de Cecilia al cual le perdió el rastro. No sabe nada de él, sólo que se lo llevaron de Los Mochis, Sinaloa, su ciudad de origen, desde el 5 de octubre de 2015, pero encontrarlo la motivó a formar el grupo de búsqueda. En 2019, a seis días de festejar el día de las madres, la angustia de Cecilia incrementó, pues sus hijos Marco Antonio y Jesús Adrián, de 15 años, desaparecieron en Bahia de Kino.

“Recorrí los montes, las orillas del mar, las playas, los esteros. Estaba como loca por mis tres hijos desaparecidos, era ya un infierno, me iba caminando buscándolos. Empecé a subir todo a las redes para que vieran el daño que me estaba causando por lo que habían hecho con mis hijos”, relata Flores Armenta.

Cecilia Flores. Madres Buscadoras de Sonora.

Cuenta que el 10 de mayo de 2019 recibió una llamada donde le avisaron que su regalo del día de las madres la esperaba sobre la carretera 36 Sur de Hermosillo, se trataba de su hijo Jesús Adrián, quien estaba sano, pero de Marco Antonio no supo nada hasta que el pasado viernes 19 de febrero un denunciante anónimo le indicó que su hijo estaba enterrado en un paraje cercano al kilómetro 60 de la Carretera Hermosillo-Bahía de Kino.

Tras excavar en la zona indicada, Ceci encontró una osamenta con ropa similar a la que vestía su hijo cuando desapareció y una cartera con sus identificaciones, pero sin cráneo. Aunque la líder de Madres Buscadoras de Sonora sabe que puede ser su hijo, ella tiene desea que las pruebas de ADN realizadas por los peritos arrojen un resultado negativo que le devuelvan la de seguir buscándolo con vida.

“Yo no quiero que ese cuerpo sea de mi hijo porque es un cuerpo incompleto y yo he luchado mucho desde que desapareció mi hijo por encontrar un cuerpo completo. Si va a volver así, que sea completo”.

Cecilia Flores. Madres Buscadoras de Sonora.

Encontrar a sus hijos se ha vuelto su motor de vida, comenta Cecilia, pero aún encontrandolos, seguirá dando su tiempo y recursos para ayudar a otras madres. “Hay muchos hijos por buscar porque todos me ayudaron a buscar a Marco Antonio como si fuera un hijo propio”, comenta la activista, quien afirma que no tiene ningún apoyo de las autoridades estatales ni municipales.

“Esto es una pandemia que está matando peor que el coronavirus. Se llevan a uno, pero muere toda la familia”, comenta Cecilia Delgado Grijalva, líder del colectivo Buscadoras por la Paz, quien vive una situación similar que la llevó a formar su colectivo, en mayo de 2020, con un grupo de mujeres de seis municipios para encontrar a Jesús Ramón, a su sobrino Moisés Alfonso, y a otros desaparecidos.

El 21 de noviembre de 2020, en un predio abandonado al sur de Hermosillo ubicaron los restos de Jesús Ramón, a quien llevaba dos años buscando. Sin embargo, para ella la localización de personas no parará, pues sabe que aún hay muchas familias con la necesidad de encontrar a sus seres queridos.

“Voy a seguir por mi hijo. Le prometí encontrarlo y se lo cumplí, yo misma lo encontré. Con el corazón hecho pedazos voy a seguir, porque todavía nos falta uno en la familia para recuperarlos y pues todos los demás, de la sociedad”.

Cecilia Delgado. Buscadoras por la Paz.

La líder de Buscadoras por la Paz recalca que “no hubo tregua a pesar del confinamiento, las desapariciones seguían a la orden del día, se incrementaron mucho en 2020 y empezamos el año bastante fuerte”. Y es que el año pasado 646 personas desaparecieron en Sonora contra las 587 de 2019, mientras que en los primeros 50 días de 2021 se han documentado 21 casos.

Actualmente Sonora cuenta con siete de grupos para dar con el paradero de las personas desaparecidas: Madres Buscadoras de Sonora, Buscadoras de la Paz en Hermosillo, Familias Recuperando Tesoros en Puerto Peñasco, Rastreadoras de Ciudad Obregón, Guerreras Buscadoras de Cajeme, Guerreras Buscadoras de Guaymas y Buscadoras en vida de Huatabampo.

El impacto de los grupos de madres rastreadoras es notorio en Sonora. De los 132 cuerpos de personas desaparecidas encontrados en el estado, el 56.7% fueron hallados desde 2018, año en el que se formó el primer colectivo.

Propuestas para ellas

Ricardo Bours indicó que son las mujeres las que más deben esforzarse para salir adelante laboralmente hablando, además enfrentan más problemas de inseguridad, y que es urgente, para equilibrar las oportunidades, brindar estímulos a las mujeres para la recuperación de Sonora.

“El 30% de los hogares en Sonora son dirigidos por mujeres vamos a eliminar el impuesto sobre nómina para las madres solteras, de tal forma que ustedes empresarias tengan preferencia sobre ellas y que sepan que no tendrán que pagar el impuesto sobre nómina, a veces la solidaridad no es suficiente se requiere estimular con un estímulo fiscal”, propone el candidato de Movimiento Ciudadano para apoyar a las jefas de familia.

Entre las propuestas de Alfonso Durazo está dar apoyos para que las jefas de familia que produzcan en sus casas puedan hacerlo en mejores condiciones y puedan comprar herramientas para desarrollar sus trabajos y becas integrales para madres solteras, guarderías y escuelas de tiempo completo, así como becas para estudiantes, personas con discapacidad y para quienes realizan trabajos no remunerados de cuidado a los adultos mayores en el hogar.

Por su parte, Ernesto Gándara ofrece un programa quincenal de despensas para apoyar a las madres solteras, a quienes considera “seres humanos competitivos, con capacidad, con talento”.

Lee también

Comentarios

Commentarios