José Benito es ciego y brinda clases de braille a sus compañeros

Sociedad

José Benito es ciego y brinda clases de braille a sus compañeros

Desde hace 23 años el maestro José Benito Campos Herrera se ha dedico a brindar clases a personas ciegas, débiles […]

Desde hace 23 años el maestro José Benito Campos Herrera se ha dedico a brindar clases a personas ciegas, débiles visuales y a cualquiera que desee aprender el famoso método de braille.

Antes de la pandemia derivada del Covid-19, José Benito de 65 años enseñaba braille a 22 jóvenes, pero actualmente sólo a 16 alumnas de 18 a 22 años, originarias de Cananea, Benjamín Hill, Magdalena, Baviácora, Sahuaripa y Hermosillo.

“Son estudiantes de distintas universidades que en sus ratos libres aprovechan el tiempo y aprenden braille, pero por la pandemia lo he hecho por correo, o doy conferencias. La gente que sí puede ver y que quiere aprender, se venda los ojos y así aprenden”, contó.

El experto originario de Puebla, indicó que ha prestado sus servicios y conocimientos a estudiantes de un Centro de Atención Múltiple (CAM) en Hermosillo, pero además, él tiene sus propias clases virtuales por WhatsApp y correo electrónico.

“Doy cuatro cursos básicos y cinco complementarios, todos en línea y la finalidad es para que las personas ciegas o débiles visuales sean independientes por lo menos un 75 por ciento. El braille es el mejor método de comunicación”, indicó.

Asimismo, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada 4 de enero se celebra el Día Mundial del Braille, con la finalidad de subrayar la importancia que este método ha tenido en la plena realización de los derechos fundamentales de las personas ciegas y con discapacidad visual.

El braille es una representación táctil de símbolos alfabéticos y numéricos que utiliza seis puntos para representar cada letra y cada número, e incluso símbolos musicales, matemáticos y científicos.

 Este sistema de escritura lo usan las personas ciegas o con deficiencia visual para leer los mismos libros y publicaciones periódicas que los impresos para la lectura visual y garantizar la comunicación de información importante para ellas y otras personas y representa competencia, independencia e igualdad.

A la vez, José Benito recordó que gracias al sufrimiento por el que transitó Louis Braille, el creador de este sistema de comunicación, las personas ciegas y débiles visuales pueden tener acceso a este método tan importante para comunicarse y aprender sobre cualquier tema.

“Todos los ciegos a nivel mundial estamos agradecidos con él, porque gracias a su sufrimiento podemos leer este sistema y conocerlo. Yo aprendí a usarlo cuando entré en la primera escuela para ciegos en Ciudad de México, a mis 29 años. No es difícil si el alumno es ciego puro y no tiene otro problema aparte  de la vista, así puede aprender en dos meses. Y yo batallé mucho para poder aprenderme una palabra”, dijo.

Cabe señalar que Don Benito perdió la vista en un accidente automovilístico en Jalisco, desde entonces se ha dedicado a aprender sobre dichos programas para personas con discapacidad visual y así salir adelante por sí solo, pero a la vez apoyar a las personas.

“Aunque no hayan perdido la vista, es importante que las personas aprendan este sistema. Considero que las escuelas normales básicas deberían de complementar con cursos de bastón, braille y abaco, pero no han querido, es una propuesta que las personas ciegas les hemos hecho a las instituciones y no nos han hecho caso”, agregó.

Por otra parte, indicó que durante la emergencia sanitaria proporciona información en guías sobre los programas que aprendió en la Escuela Nacional para Ciegos Licenciado Ignacio Trigueros, en Ciudad de México.

Estas guías de trabajo se tratan de motivación para la persona, orientación y movilidad, a fin de que aprendan a usar el bastón y sus técnicas, como también el brazo; además que conozcan cómo cruzar avenidas; y el segundo programa es sobre el sistema de Braille y ábaco adaptado para personas ciegas de origen japonés.

Y el cuarto programa básico trata sobre actividades de la vida cotidiana del hogar, donde la persona aprende a utilizar la estufa, microondas, lavadora, lavar su ropa y platos, entre otras cosas. También brinda pláticas sobre las barreras arquitectónicas, las cuales son rejas abiertas, árboles sin podar, banqueta con registros abiertos, alcantarillas destapadas, motos en la banqueta, entre otras.

Datos extras: La primera escuela para ciegos fue en París, Francia en 1787, inaugurada por el maestro jeunes aveugles.

En México fue un 24 de marzo de 1870 por el licenciado Ignacio Trigueros.

En Hermosillo fue la escuela Enriqueta de Parodi, la cual fue fundada por la  esposa del maestro Benito, Cruz Consuelo López Córdova, en 1975.

Y en Sonora fue el Instituto Iris.

Fotografías: Carlos Villalba

Lee también

Comentarios

Commentarios