Deer Park: Una dudosa inversión

Elecciones 2021

Deer Park: Una dudosa inversión

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó el pasado lunes que su gobierno, a través de Petróleos Mexicanos (Pemex), compró […]

Deer Park

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó el pasado lunes que su gobierno, a través de Petróleos Mexicanos (Pemex), compró a la empresa Shell, por 600 millones de dólares y de contado, 50 acciones de las acciones de la refinería Deer Park, en Houston Texas.

Con esta operación, el gobierno mexicano se adueñó de la refinería estadounidense, pues en 1993 el presidente Carlos Salinas de Gortari adquirió el 50 por ciento de ella.

“De esta manera vamos a dejar de comprar los combustibles en el extranjero. Pemex va a procesar todo el petróleo crudo, vamos a ser autosuficientes para 2023. Nos costó 600 millones de dólares. Estamos hablando de alrededor de 12 mil millones de pesos. No crédito. No deuda”, anunció el presidente en un video difundido en sus redes sociales. 

La nueva adquisición tiene el propósito de cubrir la política energética que permitirá a Petróleos Mexicanos producir un millón 362 mil barriles diarios de petrolíferos como gasolinas, diésel y turbosina, para abastecer la totalidad de la demanda en México.

La refinería Deer Park adquirida por Pemex cuenta con una planta química que funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana y emplea a cerca de 2 mil 700 hombres y mujeres.

A través de un video y en su página oficial, la empresa Shell explica cómo opera la refinería y muestra sus instalaciones. La planta tiene equipos de procesamiento, salas de control, tanques de almacenamiento, equipos de protección ambiental, oficinas, tiendas y almacenes, los cuales son administrados por su propio personal.

Anualmente, en Deer Park se cargan y descargan más de 2 mil 500 embarcaciones marinas, es decir, aproximadamente 100 millones de barriles de productos crudos, suficiente para llenar el estadio Astrodome más de nueve veces.

La instalación cubre 2300 acres y está ubicada en el Canal de Navegación de Houston, a unas 20 millas al este del centro de Houston. En la década de 1940, Shell agregó una planta química, única zona que no fue vendida a Pemex, y, entre 1945 y 1950, el sitio concretó importantes expansiones a nivel global, las cuales se sumaron a las operaciones de refinación y productos químicos.

Números rojos

A pesar de prometer la autonomía energética con la adquisición, el presidente había criticado el 7 de mayo de este año la sociedad que tenía Pemex con la empresa angloholandesa en Deer Park. López Obrador aseguraba que la refinería no había traído beneficios económicos al país en los casi treinta años.

Según los reportes financieros de 2019 y 2020, la actual administración ha invertido 750 millones de dólares en Deer Park más los 600 de la compra, suma equivalente a 27 mil millones de pesos. 

Pese a la fuerte inversión realizada en los dos años previos, Pemex reportó saldo negativo en la refinería texana. En 2019 las pérdidas fueron de mil 438 millones 308 mil pesos y 4 mil 56 millones en 2020, de acuerdo al reporte entregado por la petrolera mexicana a la Securities Exchange Commission (Comisión de Bolsa y Valores).

Además de las pérdidas y lo invertido por el Gobierno Federal, la adquisición de Deer Park también conlleva la deuda de sus pasivos. Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, aceptó que la refinería arrastra una deuda de 980 millones de dólares, aproximadamente 19 mil 520 millones de pesos.

Sin embargo, el presidente de México recalcó que la compra es un “buen negocio” y la deuda se pagará con  las reservas del gobierno, pues “ya está hecho el análisis financiero específico para esto, es un buen negocio para el país”y los 600 millones de dólares destinados a su compra retornarán en tres años.

La suma final nos indica que la administración del morenista ha invertido cerca de 32 mil 912 millones de pesos en Deer Park, mientras que el costo estimado de la refinería que construye en Dos Bocas y que producirá una cantidad similar de barriles es de 159 mil 380 millones de pesos. 

¿Poca confianza en Deer Park?

La revolución energética que promueve Joe Biden, presidente de Estados Unidos, que busca la reducción de emisiones de petróleo, gas y carbón y el impulso a la producción de energías limpias centran esos ambiciosos objetivos, afectará a las refinerías y las obligará a adaptarse, anuncian especialistas, situación que ha causado dudas sobre las facilidades con las que operará Pemex en suelo estadounidense.

Aunque Huibert Vigeveno, director de Downstream de Shell, comunicó que la petrolera “no planeó comercializar su interés en la refinería de Deer Park”, se sabe que un tribunal de Países Bajos ordenó a la empresa reducir 45 por ciento su emisión de CO2 para 2030 y así alinearse al Acuerdo de París que busca combatir el Cambio Climático.

Otra decisión que ha generado dudas sobre el negocio hecho por Pemex es la de la calificadora de riesgos Moody ‘s, organización que degradó la calificación del complejo petrolero de Baa3 a Baa2 y dejó la nota en revisión para una posible baja.

La calificadora de riesgo crediticio justificó su decisión porque la recuperación completa de ganancias de la refinería y su nivel de apalancamiento se extenderá más allá de 2021, además de que el perfil crediticio de Pemex es más débil que el de Shell.

  • 11 mil 913 millones de pesos pagó Pemex a Shell por el 50 por ciento faltante de Deer Park
  • 19 mil 524 millones de pesos, la deuda que arrastra la refinería
  • 5 mil 496 millones de pesos perdió Pemex en Deer Park entre 2019 y 2020

Lee también

Comentarios

Commentarios