Sonora: la violenta zona de guerra entre cárteles

Especiales

Sonora: la violenta zona de guerra entre cárteles

México se convirtió en una zona de guerra en la que se enfrentan y hacen alianzas más de 148 cárteles […]

Imagen ilustrativa.

Imagen ilustrativa. Archivo.

México se convirtió en una zona de guerra en la que se enfrentan y hacen alianzas más de 148 cárteles y células delictivas, mismas que han aumentado la violencia en distintos puntos del país. 

El número de homicidios, feminicidios y enfrentamientos armados son una constante que viven los mexicanos, pues en el país se encuentran 18 ciudades consideradas las más peligrosos del mundo, según con el ‘ranking 2020’ que presentó el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal y en el cual se evaluaron y nombraron a las 50 capitales y epicentros de violencia a nivel internacional.

En el cuarto lugar de esta lista, se encuentra Ciudad Obregón, en Cajeme, un municipio al sur de Sonora en donde los grupos criminales se disputan el control de una de las zonas más importantes por ser el paso de tráfico de drogas a Estados Unidos

Pero Cajeme no es el único municipio del estado donde los asesinatos y los enfrentamientos entre grupos armados terminaron con la paz de la población. Recientemente, la Oficina de Estado de los Estados Unidos advirtió a los ciudadanos norteamericanos sobre las disputas y el crecimiento de violencia que se vive al noroeste de Sonora, por lo que recomendó no viajar a dichas regiones. 

Sonora ha estado a merced de los grupos delictivos en los últimos años, a pesar de la presencia de la Guardia Nacional en el territorio estatal. Foto: Ilustrativa.

Tan solo en los primeros tres meses del año, en el estado se registraron 476 homicidios. Es decir, en promedio cada día fueron asesinadas cinco personas, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP); asimismo, dicha institución reveló que Sonora ocupa el séptimo lugar de las entidades del país con más homicidios por cada 100 mil habitantes, con una tasa de 71.61.

Jorge Roa, licenciado e investigador en Políticas Públicas por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y experto en seguridad y violencia, señaló en entrevista para VALOR que el aumento de violencia en Sonora tiene una relación directa con distintos factores, entre ellos el aumento de células delictivas que operan en esta entidad federativa. 

“el número de células delictivas que operan en el estado tiene una relación directa con la violencia que se vive en Sonora, pero también hay otros factores, como la cercanía con la frontera que es un punto estratégico de los narcotraficantes para cruzar las drogas.”

Jorge Roa. Investigador del CIDE.

El experto señaló en su investigación, hecha en 2020, que son 12 los grupos delictivos que operan y tienen presencia en Sonora, entre ellos: el Cártel de los Beltrán Leyva, Cártel de Sinaloa, Cártel del pacífico, Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Cártel Meza Flores, La línea, Los Jaguares, Los Mazatlecos, Poderosa Nueva Línea; además de los brazos armados del Cártel de sinaloa: Los Memos, Los Menos y Los Salazar. Recientemente a esta lista se sumó el Cártel de Caborca, dirigido por el ex miembro del legendario Cártel de Guadalajara, Rafael Caro Quintero

Caborca ha sido una plaza que se ha mantenido vulnerable por los hechos delictivos en los que se han visto relacionados, varios grupos que disputan la plaza. Foto: Archivo.

Jorge Roa comentó que conocer el número de los cárteles que operan en cada estado es fundamental para comenzar un análisis más profundo en el que se puedan determinar cuáles de estos tienen pactos o se encuentran disputando el territorio o ‘plazas’, pues el gobierno no da información al respecto a la ciudadanía. 

“Esto es un buen ejercicio de inicio para saber cuántos grupos delictivos operan en Sonora o en otro estado, pero lo relevante aquí es mapear a los grupos criminales que hay por estado y analizar cómo estos están en alianza y que otros están en disputa.” 

Jorge Roa. Investigador del CIDE.

Y es que el presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia lanzó una advertencia contra los narcotraficantes que operan en Sonora, aunque no quiso revelar los nombres de estos grupos delictivos; 

“Los tenemos, pero sí nos reservamos la información por razones obvias, pero sí sabemos”, respondió el mandatario.

Se disputan el desierto…

Edgar Alonso Villegas, mejor conocido como “El H”, fue ejecutado minutos después de haber ingresado a una barbería ubicada en Hermosillo. Tres tiros directos a la cabeza terminaron con la vida de quien se consideraba el jefe de sicarios de ‘Los Salazar’. Medios locales señalaron este homicidio como un “ajuste de cuentas” por el asesinato de un miembro del grupo criminal ‘La Línea’, brazo armado del Cártel de Juárez

Esta muerte es la muestra de la clara disputa que existe entre células delictivas que operan en Sonora. Los expertos señalan que existen cientos de enfrentamientos que tienen relación por el territorio para pasar la droga o concentrar el poder de una actividad delictiva, como el secuestro, el robo y el tráfico de drogas. Jorge Rea señala que es difícil de saber cuáles cárteles están en alianza o son rivales, pues los movimientos y estrategias de los grupos criminales cambian por distintos factores, pero “los homicidios son el reflejo de las disputas entre estos grupos”.

El trasiego de drogas por el territorio sonorense no se detiene principalmente en la zona noroeste de la entidad. Foto: Ilustrativa.

Por ejemplo, en el municipio de Caborca el número de carpetas de investigación por este delito creció durante 2020, pues ese año se reportaron 131 asesinatos, lo que en comparación con 2019 representó un aumento de 304 por ciento, algo que se relaciona con la llegada del Cártel de Caborca el cual terminó con la tranquilidad de los habitantes del municipio fronterizo.

 En pocos meses, apenas aparecía el sol en el horizonte, las calles, avenidas y bardas se vislumbraba con narcomantas en las que se podían leer amenazas a policías, jefes de seguridad, políticos y una advertencia de guerra para recuperar las “plazas”

Esta guerra también se relaciona con uno de los opioides más valiosos en el mercado: el fentanilo. Esta droga tiene un costo de aproximadamente 8 millones de pesos por kilo, pero su producción, distribución y su potencial adictivo la hacen una mina de oro para los narcotraficantes.  

La droga en menos de 10 años pasó a convertirse en una de los fármacos más traficados por cárteles mexicanos, por lo que la Administración de Control de Drogas o DEA, por sus siglas en inglés, emitió alertas por las grandes cantidades de esta en Estados Unidos. Durante 2020, el decomiso de fentanilo tuvo un aumento del 486 por ciento en comparación con 2019, lo que representó para México un récord de operaciones de esta droga. 

La Comisión de Sentencias de los Estados Unidos (USSC) informó que las fronteras de Sonora y Baja California son las principales por donde entran drogas como la metanfetamina y el fentanilo; algo que también pone en disputa las plazas en los municipios fronterizos de Caborca, San Luis Río Colorado y Nogales.

De acuerdo con medios locales consultados, en Caborca, Guaymas, San Luis Río Colorado y Hermosillo existe una disputa entre el cártel de Caro Quintero y Los Salazar; mientras que en Ciudad Obregón el CJNG se enfrenta a células del Cártel de Sinaloa.

Para contrarrestar la violencia en Sonora, el presidente ha desplegado a más de 2 mil 600  elementos de la Guardia Nacional y se han activado seis cuarteles en puntos estratégicos como Hermosillo, Cajeme, Nogales, Bavispe, Moctezuma y Pitiquito.

Sin embargo, Jorge Roa señaló que la Guardia Nacional no ha conseguido los resultados esperados; pues desde hace 15 años se combate contra las drogas y grupos criminales de la misma manera, algo que provoca violencia desmedida contra la población civil.  

“Los militares son los que están haciendo estas acciones de combate y no han tenido los resultados que se esperaban. Esta no es la forma de abordar una perspectiva de seguridad. La diferencia entre la militarización con Calderón y Andrés Manuel son las leyes aprobadas de seguridad interior, pero el modus operandis es el mismo con el mismo mando militar”.

Jorge Roa. Investigador del CIDE.

Tan solo en sus casi dos años de operación, la Guardia Nacional acumula más de 400 señalamientos por presuntas violaciones a los derechos humanos, convirtiéndose en una las instituciones con más quejas por torturas, desaparición forzada, detenciones arbitrarias e intimidaciones, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)

Durazo perdió la guerra 

En los límites de la sierra de Chihuahua y Sonora fueron acribillados y calcinados siete integrantes de la familia Lebarón: las víctimas eran tres mujeres y cuatro menores de edad. Un hecho que causó la indignación de los mexicanos y ciudadanos norteamericanos. Incluso, congresistas de Estados Unidos y el expresidente Donald Trump analizaron nombrar a los Cárteles como “terroristas”

Alfonso Durazo Montaño, quien fungía como Secretario de Seguridad Ciudadana, calificó este hecho como “una confusión”, pues aseguró que este ataque no era contra los Lebarón. Sin embargo, la familia refutó dicha declaración debido a que ya habían recibido amenazas, las cuales fueron reportadas a las autoridades mexicanas

Otros casos polémicos relacionados con la justicia y el crimen organizado se le atribuyen al exsecretario de seguridad Alfonso Durazo, quien actualmente es candidato por Morena para la gubernatura de Sonora. Por ejemplo, la liberación de Ovidio Guzmán, hijo del famoso narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, ambos miembros del Cártel de Sinaloa

Pero más allá de sus declaraciones y su poco protagonismo al frente de dicha institución, el candidato morenista no pudo parar la violencia que cada vez se asidua más en México

Organizaciones civiles, datos abiertos del mismo gobierno y análisis de académicos y expertos ponen al descubierto la administración del de Bavispe al frente de la Secretaría de Seguridad, pues el número de homicidios, detenciones arbitrarias, violación de derechos humanos, feminicidios, violencia de género, etc., tuvo números rojos durante su mando, llegando a calificar a México como “el epicentro mundial de la violencia homicida”

El Ranking de Seguridad, Justicia y Paz mencionó que en México la política de control del crimen deja mucho que desear, pues desde inicios de 2019 hasta finales de 2020,  fechas que coinciden con Alfonso Durazo al frente de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, el gobierno ha tomado malas decisiones.

“México ya lleva dos años como epicentro mundial de la violencia homicida. No es una casualidad. En 2019 y 2020 se ha aplicado la peor política de “control” del crimen, por parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador: por un lado, no actuar contra los grupos criminales, principales responsables de la violencia, más que excepcionalmente, bajo la suposición de que si las fuerzas del orden no molestan a los hampones, ellos se portarán bien; por otro lado, aplicar vastos programas de subsidios con la esperanza de que los delincuentes, a cambio de ellos, dejen de delinquir”.

Ranking de Seguridad Justicia y Paz.

Durante estos dos años, 70 mil mexicanos fueron víctimas de la violencia que se vive en el país; mientras que más de 6 mil 941 mujeres fueron asesinadas, de acuerdo con datos del Inegi y del secretariado. 

Con información de: Miguel Escobar.

Lee también

Comentarios

Commentarios