Se van y dejan las alcaldías en la miseria

Especiales

Se van y dejan las alcaldías en la miseria

Alcaldes morenistas terminan su gestión con un quebranto financiero y sumidos en varios escándalos que los dejan mal parados antes […]

Pobreza en Hermosillo Foto: Internet

Alcaldes morenistas terminan su gestión con un quebranto financiero y sumidos en varios escándalos que los dejan mal parados antes sus representados

Da clic aquí y descubre más información de Valor en nuestra página de Google News 

Las alcaldías de Sonora renovarán presidentes municipales el 16 de septiembre luego de tres años en los que los gobernantes salientes demostraron deficiencias durante su mandato; a pesar de ello, presumen triunfos y supuestos avances para el proyecto de transformación liderado por Morena. Y es que su llegada al poder de varios de ellos se debe principalmente al triunfo de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. Sin embargo, los casos de corrupción y mal manejo de la pandemia dejaron que desear a la ciudadanía que en algunos de estos municipios decidieron votar por la oposición, como fue en el caso de Hermosillo, en donde Célida López Cárdenas intentó reelegirse como alcaldesa, pero los ciudadanos dieron el triunfo al candidato Antonio Aztiazarán, de la alianza “Va por Sonora”.

Célida López, una alcaldesa ausente 

Célida López Cárdenas renunció el pasado 7 de abril para buscar la reelección en Hermosillo. Esta era la primera vez en la historia en que un alcalde pudo reelegirse para ser de nuevo el presidente municipal de una alcaldía en Sonora; sin embargo, los votos de la ex panista no le favorecieron, pues el candidato Antonio Aztiazarán de la coalición “Va por Sonora” ganó la contienda electoral en un margen muy reducido, por lo que Célida López impugnó los resultados, ante los consejeros del TEE Sonora, quienes resolvieron a favor del candidato panista.

La morenista solicitó licencia por tres meses para ausentarse de su cargo y reelegirse para gobernar la capital, quedando al frente Fermín González Gaxiola como edil interino de Hermosillo. Sin embargo, cuando Célida López aún esperaba los resultados del TEE, pidió ausentarse por otros tres meses, justificando “asuntos personales”, por lo que no terminaría su mandato como alcaldesa; pocas semanas después, reveló que se uniría al equipo de entrega-recepción de Alfonso Durazo, quien resultó ganador en la contienda electoral. Cientos de ciudadanos criticaron las acciones de Célida López, pues muchos calificaron como oportunista su actuar para gobernar de nuevo Hermosillo y al no ser favorables los resultados decidió unirse al gabinete de Durazo, quien lo presentará formalmente este lunes 6 de septiembre.

Por si te lo perdiste: Alfonso Durazo devela quiénes serán los miembros de su gabinete

En marzo de este año, Célida López Cárdenas tenía una aprobación del 48 por ciento, de acuerdo con datos de Mitofsky. Sin embargo, los hermosillenses pedían que la alcaldesa solucionara los problemas en la capital, que cada vez se veían en aumento, como es el caso de la violencia, que durante los tres años en que gobernó la morenista subieron los casos de homicidio doloso en un 74 por ciento, de acuerdo con las cifras de la Secretaría de Seguridad Pública. En otras palabras, en el gobierno de Célida López hubo un total de 565 personas asesinadas de manera violenta, un promedio de dos al día. 

Otros delitos de alto impacto que tuvieron un aumento durante el gobierno de Célida López son los robos a casa habitación, donde se registraron un total de 13 mil 246 casos. Asimismo, los casos de violencia familiar fueron de 64 mil 604 carpetas de investigación abiertas. El director de la asociación Hermosillo, ¿Cómo vamos?, dijo en 2019 que la capital se había convertido en una de las más peligrosas del país por los altos índices de delitos. “Hemos perdido esa ciudad segura que tuvimos en el pasado. Hermosillo se distinguía por ser una de las ciudades más seguras de México, en el Norte del país y desafortunadamente esa calidad de vida la perdimos”.

Otra de las críticas que se le hace a la exalcaldesa de la capital es que el servicio de suministro de agua sigue afectado a un gran número de la población. De acuerdo con el director de Hermosillo, ‘¿Cómo Vamos?, Ernesto Urbina, el servicio de agua bajó en un 33 por ciento. Mientras que el manejo de la pandemia afectó principalmente a la capital, pues el número máximo de casos diarios confirmados por Covid-19 fue de 396 personas y el de decesos en Hermosillo alcanzó el máximo de 49, cuando en el estado había un total de 79, de acuerdo con datos del informe de Hermosillo, ¿Cómo vamos?

 Cajeme se hunde en la violencia 

Las intenciones de Sergio Pablo Mariscal Alvarado para reelegirse alcalde de Cajeme se vieron subrogadas para dar paso al morenista Javier Lamarque, quien obtuvo el triunfo electoral en unas elecciones que se vieron marcadas en el municipio por la violencia que azota la entidad, pues su contrincante, Abel Murrieta, fue asesinado en los cruces de las calles Guerrero y California, en Ciudad Obregón tras recibir al menos diez disparos de un arma de fuego que impactaron en su cabeza y cuerpo. Un día antes de su muerte, el abanderado de Movimiento Ciudadano (MC) grabó un video donde se comprometió con la ciudadanía a acabar de tajo con la delincuencia en Cajeme, pues su pasado como Procurador de Justicia de Sonora de 2004 al 2012, durante los gobiernos de Eduardo Bours y Guillermo Padrés, lo ponían como uno de los favoritos para cumplir dicha promesa. Su mensaje era claro: se enfrentaría contra los grupos criminales que actualmente se disputan Ciudad Obregón, un ‘plaza’ importante por ser el paso de la droga proveniente de Sinaloa para cruzar hacia Estados Unidos. 

En el gobierno del morenista Sergio Pablo Mariscal Alvarado, Ciudad Obregón se consagró como la cuarta ciudad más peligrosa del mundo y Cajeme el cuarto municipio más peligroso del país. Y es que  el número de homicidios dolosos se disparó en los últimos tres años en esta región de Sonora. De acuerdo con las cifras de la Secretaría de Seguridad Pública, en Cajeme se han reportado desde la llegada de Mariscal 1 mil 241 homicidios dolosos, hechos por lo que Murrieta buscó la alcaldía. “Soy Abel Murrieta y quiero decirles que en Cajeme van a dejar de tener miedo, porque vamos a recuperar el tiempo perdido y  vamos en serio  contra la inseguridad e impunidad. Ya basta que los malandros sean los dueños de nuestras calles y basta que las drogas roben a nuestros jóvenes y destruyan nuestras familias”.

Guaymas en crisis financiera 

La falta de recolección de basura, violencia como nunca antes vista, calles destrozadas y en total penumbras es como deja Sara Valle Dessens la presidencia municipal de Guaymas. En los tres años como alcaldesa recibió recursos por más de 2 mil millones de pesos que no se ven reflejados en el puerto. Se le critica por abrir frentes con el sindicato del Ayuntamiento, sectores comerciales, líderes sociales y con miembros del Partido del Trabajo (PT) y Morena partidos que la llevaron a la alcaldía y sin faltar el nepotismo que fue la ‘marca’ de su mandato.

Sara Valle Dessens intentó reelegirse alcaldesa de Guaymas durante la pasada contienda electoral, sin embargo, fue rechazada por Morena que postuló a la presidente municipal electa Karla Córdova. Tras esta decisión, comenzaron los despidos en el gobierno de la alcaldía. El exdirector municipal de Desarrollo Rural, Trinidad Arvizu Iturríoz,  señaló que Sara Valle Dessens no tenía madurez política y “el estómago” al haber sido rechazada para contender por la reelección.

El presidente de la asociación ‘Unión y Fuerza Guaymense’, Francisco Villaflor, sostuvo que Sara Valle volvió a tropezar con la misma piedra “de plano no aprendió de los errores que cometió en su primer ejercicio como alcaldesa en la década de los años 90, ahora estuvo peor que nunca”. “El Municipio pasa una de sus peores crisis financieras, políticas y de seguridad pública, que provocaron enfrentamientos con sus propios compañeros de partido en Cabildo, manifestaciones de empleados que bloquearon calles, porque Sara Valle fue incapaz de cumplir con las prestaciones establecidas en la Ley de los trabajadores sindicalizados” expuso. 

De acuerdo con el periódico Tribuna, Karla Córdova heredó una deuda pública de 347 millones de pesos, siendo uno de los problemas más difíciles que tendrá que resolver junto con una violencia que se apodera cada vez más en las calles del puerto, alcanzando este año 114 homicidios dolosos.

Se despide de Navojoa entre escándalos

La morenista Rosario Quintero dejará su lugar entre escándalos, como en el “Vale Gate”, pues los mismos integrantes de su partido denunciaron que la edil dio concesiones a dos gasolineras que al mes facturaron más de 3 millones de pesos. La Fiscalía dictaminó en 2019 daño patrimonial, debido a que además se comprobó el gasto no justificado de gasolina por más de un millón 829 mil pesos. Durante su segundo año de gobierno, la situación se volvió más complicada, pues el sindicato de trabajadores del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas) de Navojoa, tomó la Carretera Internacional y el Palacio.

Rosario Quintero será recordada por las irregularidades de su gobierno Municipal para exigir la devolución de su caja de ahorros, recurso que ascendía a los 250 mil pesos, mientras que el entonces líder sindical Orlando Lara, exhibió que la alcaldesa solicitaba 300 mil pesos mensuales para “futuros gastos políticos”, además del pago de 50 mil pesos mensuales para cada uno de sus dos hijos. Esto desencadenó que el Congreso Nacional Ciudadano (CONACI) y un grupo de regidores del Partido Acción Nacional (PAN), Partido del Trabajo (PT) e incluso Morena, solicitaron un juicio político en su contra por más de 13 denuncias de presunto desvío de recursos. Sin embargo, a mediados del año 2020, el Congreso del Estado, decidió no proceder el juicio político, no porque Rosario Quintero resultara inocente, sino que la Comisión de Gobernación denunció la lentitud de las investigaciones por parte de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora.

HERRAMIENTAS

Célida López no terminó su cargo como alcaldesa luego de que no resultó reelecta en Hermosillo, por lo que abandonó la alcaldía para unirse al gabinete de Alfonso Durazo.

Rosario Quintero desvió recursos públicos con el “Vale Gate”, mecanismo con el que dos gasolineras facturaron alrededor de 3 millones de pesos.

En el gobierno de Sergio Pablo Mariscal, Cajeme se consagró como el cuarto municipio más violento del país, mientras que Ciudad Obregón como la cuarta ciudad del mundo más violenta.

Con información de: Miguel Escobar

Lee también

Comentarios

Commentarios