Obras faraónicas de la 4T aplastan proyectos para los estados

Especiales

Obras faraónicas de la 4T aplastan proyectos para los estados

La cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM), junto con el plan de austeridad en el gasto […]

La cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM), junto con el plan de austeridad en el gasto público, puso en duda los planes de inversión e infraestructura que habrían con el gobierno de Andrés Manuel López obrador, pues el presidente tomó la decisión de echar atrás el proyecto luego de los resultados de la consulta popular en la cual unos cuantos ciudadanos votaron en contra de esta obra. 

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, la cancelación del NAIM costó a los mexicanos más de 390 millones de pesos y es a la fecha esta acción una de las más criticadas al gobierno de la Cuarta Transformación por parte de opositores y expertos. Y es que los motivos por los que se tomó la decisión eran cuestionables, pues los argumentos para cancelar dicha obra fueron: que el costo para mantener el aeropuerto serían elevados debido a que en la zona se presentan problemas de inundaciones; la ciudad de México se hunde y esta construcción traería consecuencias, así como actos de corrupción

Alrededor de mil 431 millones de pesos, prevé destinar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para trabajos de las vías que llegarán al Aeropuerto.
El aeropuerto General Felipe Ángeles deberá ser inaugurado en primera etapa, el próximo mes de marzo del año 2022. Foto: Especial.

Pero el gobierno mexicano detuvo solamente esta obra para iniciar la construcción del Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles, ubicado en la Base Militar de Santa Lucía, en el Estado de México, que junto con el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el Corredor Interoceánico, son los megaproyectos que la actual administración busca finalizar antes de 2024 y que juntas costarán al erario más de 600 mil millones de pesos

Sin embargo, mientras que la administración de Andrés Manuel López Obrador gasta millones en estas grandes construcciones, existe poca o nula inversión en obras públicas estatales. De acuerdo con datos de Transparencia Presupuestaria, para este 2021 fueron asignados poco más de 100 mil millones de pesos para la Refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya, lo que también representa el 12 por ciento del presupuesto total de infraestructura anual.

La construcción de estos proyectos también ha traído críticas por parte de empresarios y opositores, pues en distintas ocasiones se han suspendido parcialmente las obras mediante juicios de amparo como sucedió recientemente con el Tren Maya, cuyo trayecto recorrerá mil 500 kilómetros entre Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán y que tendrá un costo de 150 mil millones, pues aseguran se viola el derecho de la vivienda de familias en ciertas comunidades y ha traído consigo problemas ambientales y de deforestación. 

Asimismo, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) publicó un documento en el cual piden se frene el proyecto de la Refinería Dos Bocas, pues aseguran esta obra no traerá beneficios, pero sí más costos para Pemex y para México al tener tan solo una rentabilidad del 2 por ciento en el mejor escenario posible. El costo de esta tendrá un valor de 160 mil millones de pesos

Ejército, la constructora favorita de la 4T

El Ejército mexicano se ha convertido en la constructora favorita del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pues se les ha asignado la tarea de construir, administrar y operar los megaproyectos de la Cuarta Transformación. De acuerdo con documentos revelados por el medio Forbes México, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) firmó contratos por más de 25 mil millones de pesos para la construcción de hospitales, bancos, escuelas, canales de riego, etc.

Para algunos, esto también ha traído cada vez más dificultades para la inversión privada. Francisco Solares Alemán, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC),mencionó en una entrevista que la asignación de obras al Ejército ha afectado a más de 2 mil pequeñas y medianas constructoras

“El gobierno está llevando a cabo grandes obras como el aeropuerto de Santa Lucía, la nueva refinería, el Tren Maya, pero en los estados se ven pocas obras de gran magnitud, carreteras, ampliaciones de los puertos, desarrollo dentro de las ciudades, nuevas rutas, están totalmente detenidas y eso ha impactado”.

Francisco Solares Alemán. Presidente nacional de la CMIC.

De acuerdo con el presidente, las asignaciones a las Fuerzas Armadas para la construcción de estos proyectos son para “proteger estas obras para que no haya la tentación de privatizarlas, y qué mejor que dejársela a las Fuerzas Armadas y que tenga como propósito el financiar las pensiones de marinos y de soldados”. Además, la actual administración le ha asignado al Ejército más tareas que cualquier otro expresidente mexicano en los últimos años, pues López Obrador asegura que “el Ejército es una de las instituciones más confiables y honestas del país y uno de los pilares del Estado”.

Sin embargo, estas declaraciones contrastan con el desvío millonario que la Sedena hizo durante 2013 y 2019, años en los cuales esta institución pagó más de 2 mil millones de pesos a 250 empresas que fueron declaradas por el Servicio de administración Tributaria (SAT) como fantasma, de acuerdo con la investigación realizada por el periódico El País. Por estas acciones ningún titular o jefe del Ejército ha sido sancionado a pesar de que el gobierno de López Obrador prometió castigar durante su mandato todos los actos de corrupción en los organismos gubernamentales o castrenses. 

Sonora en el olvido de obras públicas

Sonora es uno de los estados más afectados por la austeridad y la concentración de inversión en lo que se han denominado obras faraónicas de la 4T. De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el presupuesto asignado al estado desaceleró drásticamente con la entrada de la Cuarta Transformación. Incluso, este 2021 la entidad se encontró entre las cinco más afectadas por la disminución de recursos federales al recibir un 7.6 por ciento menos que en 2020. 

Y es que el estado ha causado polémicas en la inversión de obras públicas a nivel nacional. Por ejemplo, uno de estos casos sucedió luego de que el mandatario mexicano asignó 500 millones para la construcción y la reparación de calles de la capital sonorense, algo que no representa ni el 1 por ciento del presupuesto asignado para el Tren Maya, pues la gobernadora Claudia Pavlovich solicitó a Andrés Manuel López Obrador un “recurso chiquito” para Sonora, algo que no fue bien visto por políticos como Ricardo Bours, quien actualmente busca ser gobernador por Movimiento Ciudadano (MC), y criticó la actitud de la priista al “limosnear” dinero para los sonorenses. 

Hermosillo, Sonora, visto desde una perspectiva elevada
La capital sonorense presenta un déficit considerable en la pavimentación de calles y avenidas, sobre todo en zonas de reciente crecimiento. Foto: Archivo.

El economista e investigador de la Universidad de Sonora (Unison), Alejandro Romero Ayala, detalló que el gobierno de México ha reducido el presupuesto a los estados y municipios para tener el control de los recursos y las obras y considera que el gobierno de López Obrador administra con una política económica centralista, algo perjudicial para la entidad. 

 “Yo diría que es una visión centralista de este gobierno que busca ejercer la rectoría económica. Los recursos que tradicionalmente manejaban los estados los está absorbiendo el gobierno federal”.

Alejandro Romero Ayala. Economista e investigador por la Universidad de Sonora

Por otro lado, se encuentra la inversión del estadio de beisbol Héctor Espino, en Hermosillo, el cual se adquirió por la cantidad de 511 millones de pesos el pasado mes de febrero de 2020. Además, la remodelación de la sede, junto con el Tomás Oroz Gaytán, tendrá otro gasto por 180 millones, algo no bien visto debido a la crisis sanitaria que se vive en el país a causa del Coronavirus y que ha cobrado la vida de más de al menos 230 mil mexicanos

El estadio Héctor Espino será sede de una de las escuelas nacionales de Beisbol.
Foto: Sofía Calvillo.

Este 2021, la inversión para la infraestructura en Sonora será de poco más de mil 700 millones de pesos. No obstante, el dinero será para 32 proyectos que incluyen remodelación y pavimentación de calles, pues en el estado no existen  intenciones por parte del gobierno federal para construir obras importantes que ayuden al crecimiento económico de la entidad, a excepción de la central de ciclo combinado de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en San Luis Río Colorado y la carretera de dos carriles de Altar a El Sásabe

Alejandro Romero mencionó para el portal Mega Noticias, que estas dos obras se encuentran dentro del paquete de 29 proyectos presentados por el gobierno federal e iniciativa privada los cuales tendrán juntos un costo de más de 12 mil millones de pesos. 

“Sería una carretera de dos carriles con una longitud de 95 kilómetros de largo, sería una carretera con acotamientos suficientes de 1.5 metros, entonces se podrá viajar a una velocidad de hasta 100 kilómetros por hora y lo que podría quedar esa carretera es en la región de Altar y todos los pueblos que están ahí referenciados, mientras que el ciclo es para abastecer de electricidad al estado de Baja California pero se va a establecer en la región de San Luis Río Colorado”. 

Con información de: Miguel Escobar.

Lee también

Comentarios

Commentarios