La bomba ecocida que AMLO olvidó apagar

Especiales

La bomba ecocida que AMLO olvidó apagar

El ‘fracking’ es una bomba de tiempo medioambiental que puede estallar en el país en cualquier momento; y a pesar […]

petróleo

Foto: Tomada de redes.

El ‘fracking’ es una bomba de tiempo medioambiental que puede estallar en el país en cualquier momento; y a pesar de que el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador se prometió como candidato a terminar con esta práctica, desde el inicio de su administración, la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) continúa perforando pozos para extraer petróleo y gas shale mediante esta ´técnica. De septiembre de 2018 a mayo de 2020, se han presentado ocho iniciativas de ley, por parte de distintos Grupos Parlamentarios, para detener la fractura hidráulica. Ninguna se ha aprobado. 

La fractura hidráulica es una técnica utilizada para la extracción de petróleo y gas natural de rocas con poca permeabilidad. Para lograr extraer estos recursos no convencionales, las petroleras perforan con tubos un pozo de manera vertical hasta llegar alrededor de los 5 mil metros de profundidad; luego comienzan una serie de perforaciones horizontales, en la lutita, en distintas direcciones. Finalmente, a los tubos se les inyectan presiones de agua, arena y químicos para romper las rocas y obtener el material. 

Grupos ambientalistas advierten que estas técnicas pueden ocasionar daños ambientales irreparables para la flora y fauna, pues la utilización de los miles de litros de agua empleada para extraer el combustible fósil ya no es reutilizable por el tratamiento al cual fue sometido durante la fracturación por lo que se almacena en pozos de letrina. Asimismo, estas perforaciones ponen en riesgo los mantos acuíferos en el subsuelo y puede provocar la contaminación del agua limpia de las comunidades.

“Al menos 25 por ciento de las sustancias utilizadas en las distintas mezclas de perforación pueden causar cáncer y mutaciones; 37 por ciento afectar al sistema endocrino, 40 provocar alergias y 50 por ciento dañar el sistema nervioso. Asimismo, el etano es un gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento 86 veces superior al CO2 en el corto plazo, por lo que en 20 años el impacto de la extracción de gas de lutitas sobre el cambio climático puede superar en 20 por ciento el del carbón”.

Asociación Alianza Mexicana Contra el Fracking.

Beatriz Olivera, integrante de dicha asociación, en entrevista para VALOR, añadió:

“Es difícil saber qué tipo de químicos fueron utilizados durante el proceso debido al ‘secreto comercial’ que cada empresa tiene, pero hay impactos ambientales en las distintas localidades donde se realiza el ‘fracking’ como son Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, puebla, Coahuila y Chihuahua”. 

Beatriz Olivera. Integrante Asociación Alianza Mexicana Contra el Fracking.

Promesas olvidadas

“No vamos a usar ese método ya para extraer petróleo…No estamos utilizando la práctica de ‘fracking’ ni se va utilizar por eso me llamó la atención que publicó en EL UNIVERSAL de que se están entregando permisos de ‘fracking’, no es de esa manera de acuerdo al informe de Pemex, si hubieron permisos pero no para ‘fracking’, para hacer exploraciones con métodos tradicionales”, señaló el entonces candidato a la presidencia Andrés Manuel López obrador y como presidente repite constantemente el mismo discurso. La realidad es otra. 

En México, la fracturación hidráulica es usada desde 1996 por Pemex; aunque las operaciones y perforaciones están a cargo de empresas extranjeras como Halliburton, Schlumberger y Baker Hughes, según datos obtenidos vía transparencia por asociaciones civiles. 

Asimismo, el número de pozos petroleros para la extracción de hidrocarburos ha tenido un incremento de 2016 a agosto de 2019; de acuerdo con datos de la Alianza Mexicana contra el Fracking, el país pasó de tener 7 mil 879 a 8 mil 457 excavaciones

Los estados con mayor número de fracturaciones son Tamaulipas, Veracruz y Puebla, pues en dichas entidades las fracturaciones y pozos realizados son las más altas a nivel nacional, indican datos de la asociación ‘CartoCrítica’

Otras regiones también se han visto amenazadas por el ‘fracking’, como les sucedió a los pobladores de la Huasteca Potosina cuando recibieron el aviso por parte de varios alcaldes de los municipios que conforman una de las regiones con más biodiversidad en el país: Pemex tenía el permiso por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para comenzar detonaciones y ubicar la presencia de hidrocarburos, según reveló el documento publicado por el medio Pie de Página

Los habitantes comenzaron una serie de protestas y movilizaciones para evitar que esta práctica llegara a su comunidad a pesar de que el mandatario mexicano prometió acabar con ella durante su sexenio. Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador desde que tomó el poder no ha hecho nada para frenar el ´’fracking’ en el país. Beatriz Olivera arguyó que las modificaciones a la ley de hidrocarburos eran la oportunidad perfecta para que el presidente prohibiera la fracturación, independientemente de las ocho iniciativas que hay en el Congreso.

“Esta ley que se acaba de aprobar era donde se debió hacer el señalamiento para prohibir esta práctica y asumir su compromiso número 75 que adquirió, pues no solo basta su palabra”, dijo la especialista.

Beatriz Olivera. Integrante Asociación Alianza Mexicana Contra el Fracking.

Y es que estas propuestas discrepan con los intereses del presidente, quien busca una mayor producción de barriles de petróleo; pues la Ley de Hidrocarburos, la reforma energética y la creación de la Refinería Dos Bocas son proyectos importantes para su gobierno y la detención de esta técnica, según especialistas en temas de económicos, simplemente no es redituable

La contaminación lucrativa

Expertos en el tema señalan que la detención de esta práctica no traería consigo consecuencias al medio ambiente, pero sí recesiones económicas que afectarían al país; lo que también se traduce a la pérdida de empleos por la baja producción de barriles de petróleo. 

Por otro lado, aseguran que en México no existen casos registrados en los que la fracturación hidráulica afectó los mantos acuíferos de una población, pues esta técnica es usada desde hace más de 20 años

“La técnica del fracking no es nueva en México, de hecho, Pemex ha utilizado la fractura hidráulica para extraer gas y petróleo de lutitas (reservas no convencionales) desde 2012, mientras que en reservas convencionales se ha usado desde 1990”.

Comunicado del Instituto Mexicano para la Competitividad. IMCO.

La misma institución declaró que el ‘fracking’ “es esencial para la viabilidad de Pemex. Sin esta técnica, la empresa no podrá explotar del 40% de sus reservas más inciertas (3P), de acuerdo con datos de Welligence Energy Analytics, una firma independiente de investigación de petróleo y gas enfocada en América Latina. Por lo tanto, no usar fracking implica no aprovechar esas reservas y afectar la salud financiera de Pemex. Welligence también indica que si se prohíbe el fracking se dejarían de crear alrededor de 20 mil empleos directos y entre 60 mil y 120 mil empleos indirectos, asimismo, esa decisión implicaría el cierre de 8 mil pozos y alrededor de 140 mil barriles de petróleo diarios estarían en peligro.”

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) enfatizó en un estudio que los recursos estimados de Hidrocarburos en México son alrededor de 112.8 millones de barriles, de los cuales 60.2 se extraen por medio del ‘fracking’, mientras que 141.5 billones de pies cúbicos de gas se encuentran en la lutita. Entonces, renunciar a esta técnica de fracturación equivale a dejar el 53 por ciento de los recursos prospectivos de gas y petróleo

La integrante de la asociación Alianza Mexicana Contra el ‘Fracking’ dijo que en caso de realizarse masivamente esta práctica en las reservas, la producción del petróleo y gas incrementaría en el país; algo que impide frenar la fracturación por los intereses del presidente.

“puede que se esté jugando con los compromisos, pues no lo ha hecho porque tal vez pondría en riesgo la producción petrolera”. Asimismo agregó que “ no existen antecedentes de daños al medio ambiente por el ‘fracking’ en México, pues la falta de información o la certeza de los casos es difícil de separar de los de contaminación petrolera convencionales”.

Beatriz Olivera. Integrante Asociación Alianza Mexicana Contra el Fracking.

Por otro lado, los mismos especialistas señalan que la utilización de esta técnica permite a las empresas privadas continuar con la inversión para la extracción de energías fósiles, algo que en Estados Unidos llevó empleo a zonas marginadas por la gran producción de barriles.  

“La fractura hidráulica también es esencial para democratizar la industria del petróleo. Muchos yacimientos de gas de lutitas que usan fracking no son tan rentables para empresas grandes como Pemex, pero sí para operadores pequeños que son más flexibles.El desarrollo reciente de regiones marginadas de los Estados Unidos como Dakota del Norte se debe al fracking. Estados Unidos acabó con su dependencia energética en el Medio Oriente gracias a estas tecnologías”.

Comunicado del IMCO.

4T ecocida 

Xiye Bastida, una joven activista mexicana de 19 años, originaria de San Pedro Tultepec, en el Estado de México, llamó la atención de la población a nivel mundial luego de criticar en la Cumbre Climática a más de 40 Jefes de Estado de distintas naciones por no cumplir y quedar a deber acciones para combatir el cambio climático; entre ellos, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, de quien enfatizó la falta de interés por parte del mandatario en temas medioambientales, la creación de la reforma de Ley de Hidrocarburos y su obstinación por invertir en energías no renovables. 

“México sí tiene la capacidad de transformar una economía que es dependiente de los combustibles fósiles a una economía que es dependiente de renovables, y es algo que debemos hacer porque tenemos menos de 10 años para reducir nuestras emisiones a la mitad para lograr los 1.5 grados de calentamiento global”.

Cita de Xiye Bastida en la entrevista otorgada al diario REFORMA.

El medio ambiente es un tema olvidado para el gobierno de AMLO. Durante su sexenio los recortes presupuestales para las dependencias de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) se redujeron hasta en un 32 por ciento en comparación con la administración pasada, al pasar de 43 a 31 millones de pesos.
Pero no solo el recorte presupuestal es lo que preocupa a organismos ambientales internacionales y nacionales; también el impacto ecológico que los megaproyectos como la Refinería Dos Bocas, el Tren Maya y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles han causado en las zonas donde se llevaban a cabo y han devastado reservas de flora y fauna.

Con información de: Miguel Escobar.

Lee también

Comentarios

Commentarios