“Están tomando el tema como bandera política”: Célida López

Especiales

“Están tomando el tema como bandera política”: Célida López

Hermosillo, Sonora.- Desde 2019, la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas,  ha mencionado la construcción del Acuaférico Tramo Oriente, la […]

La alcaldesa de Hermosillo habló sobre el tema del Acuaférico Tramo Oriente Internet

Hermosillo, Sonora.- Desde 2019, la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas,  ha mencionado la construcción del Acuaférico Tramo Oriente, la primera etapa del que quizás sea su proyecto más ambicioso para la ciudad.

El pasado mes de junio, el Cabildo del municipio aprobó por unanimidad y ha generado un catálogo de críticas y voces renuentes que visibilizan un conflicto que no termina de cerrar en Sonora.

La presidenta municipal habló en exclusiva para Diario Valor y dar su postura ante las recientes polémicas que se han generado desde el sur de Sonora.

¿Qué diferencias hay entre el proyecto del Ramal Norte y el ahora llamado Acuaférico Tramo Oriente?

“Nosotros no hemos hecho nada distinto a lo que el proyecto ejecutivo contempla por una sencilla razón: es un proyecto integral y tiene distintas etapas. Hermosillo necesita conectar toda una red de distribución de agua porque la ciudad está coja. Tenemos excedente de agua en el sur pero le falta al norte de la ciudad. Hemos dicho con claridad que Hermosillo está buscando alternativas para mejorar la distribución de agua y las fuentes que tiene. Tenemos 83 pozos y el no tener buena redistribución hace que perdamos agua”.

Célida López Cárdenas, alcaldesa de Hermosillo

“Cuando a mí me preguntan ¿cuál es el agua que quieres transportar, es agua del Novillo? Sí, la que ya tenemos. Eso tiene que quedar muy puntualizado porque se está generando un movimiento que  no corresponde a la urgencia y emergencia. Ningún gobernador o gobernadora antes, hoy y después se va a atrever extraer más agua del acueducto de la que ya se extrae porque eso sí sería un gravísimo problema político”.

En Cajeme no le creen que el agua para el acuaférico será extraída de la Presa El Molinito, así como lo ha declarado en varias ocasiones ¿Qué le dice a la comunidad de Cajeme?

“Yo no les tengo que garantizar nada, la alcaldesa de Hermosillo no tiene que garantizarles nada. Es la Comisión Estatal del Agua (CEA) quien está administrando el acueducto, el gobierno de el estado es el que les tiene que garantizar que no se va a mover un milímetro de agua. El discurso o la mortificación que tienen los agricultores o la tribu Yaqui no debe ser dirigida a la presidenta municipal de Hermosillo”.

“El agua más cara de Hermosillo es la del Acueducto Independencia; nosotros estamos pagando más de 9 millones de pesos mensuales porque además ésta es la  primera administración que paga mensualmente, ni lo hizo Maloro, ni López Caballero ni Javier Gándara, porque en su momento, la gobernadora y el gobernador protegieron y ayudaron a sus alcaldes. Yo soy la primera alcalde que mes a mes tiene que estar pagando. Yo sí sé lo que cuesta extraer agua del acueducto”.

“Dicho esto, yo puedo entender la mortificación de algunas personas del sur, pero ellos saben que el organismo de Hermosillo no tiene el control del acueducto. Te lo puedo asegurar que nadie va a extraer más agua del Acueducto Independencia. Hay gente que no tiene interés de escuchar y están tomando el tema como una bandera política, como ya lo hicieron en el pasado”.

Productores del sur de estado han señalado que es legalmente imposible continuar con la obra toda vez que existen pendientes legales por resolver del Acueducto Independencia: ¿Cómo hará frente a esta situación?

“Esta obra le pertenece al municipio, no al estado. A nosotros se nos entregó legalmente esta obra. Como municipio, estamos velando por un proyecto de distribución de agua. Esta conducción y este proyecto no se debe de entender como parte del Acueducto Independencia, es un línea de conducción donde yo le puedo conectar los pozos, puedo llevar el agua que me está sobrando del excedente del sur de la ciudad que sí proviene del Novillo, pero también le puedo conectar del Molinillo. El Acueducto Independencia ahí está, es un acueducto que no puede dejar de funcionar. El 30 por ciento del agua de Hermosillo proviene de ahí”.

El costo de la obra pública-financiado asciende a los 370 millones, una inversión bastante grande en uno de los municipios más endeudados de México

“Se explica muy fácil: No hay recursos propios para hacer la obra. Y hay un costo más grande en seguir careciendo de infraestructura hidráulica. El esquema público-financiado nos permite transparencia y la claridad de ver cuánto se va a pagar mes a mes. Hemos buscado un esquema que, sin afectar la operación del Órgano Operador del Agua, podamos solucionar el problema de distribución. En todos estos años ninguna administración municipal ha tenido la visión de resolver el tema de fondo, ha sido más fácil patear al bote”. 

“No tenemos dinero ni los recursos propios para llevarla a cabo. Tenemos que pedir obra pública financiada y este costo lo tenemos que absorber todos, pero con un beneficio muy claro y puntual que es mejorar la distribución del agua, mejorar las condiciones competitivas para el norte de la ciudad y algo que es bien importante: no estamos ocultando cifras. Hicimos un cálculo: solicitamos los 370 millones a una tasa competitiva del mercado y nos queda una deuda de 5 millones al mes y hemos ido generando las decisiones para poder hacerle frente, por ejemplo, todos los excedentes de agua en el sur si soy capaz de entregarlo en el norte, voy a poder facturar 16 millones de pesos al año pero también voy a poder generar una posibilidad que con los permisos y factibilidades de agua que vamos a entregar y analizando cómo se comporta el desarrollo inmobiliario, estamos proyectando un ingreso de 22 millones más al año”.

Las principales críticas han sido sobre la viabilidad financiera y la incertidumbre de jalar más agua del acueducto Independencia

“La oposición a nuestro gobierno en Hermosillo argumenta que no tenemos capacidad financiera para hacerle frente, pero puedo asegurar que sí la tenemos. La oposición que se generó en el sur bajo la idea de que vamos a extraer más agua, es una oposición a la que yo no le puedo responder, quien le tiene que responder es Sergio Ávila, encargado del CEA”.

“Si el agua proviene del Acueducto Independencia y el miedo de la gente del sur es que se extraiga más agua, esa respuesta no la tengo yo, esa respuesta la tiene la Comisión Estatal del Agua. Hay que puntualizar: esta obra de aprobarse en el Congreso se tiene que licitar y lleva muchos meses de operación y construcción. Es muy probable que termine mi administración y que termine el gobierno del estado y no esté todavía en operación”.

Se habla de un detonación de proyectos de desarrollo urbano que no necesariamente van de la mano con el plan de urbanización de la ciudad, que ya tiene un crecimiento amorfo y se enfrenta problemas de movilidad y acceso a servicios

“Nadie puede detener el crecimiento de la ciudad. Tenemos una demanda de miles y miles de viviendas. Cada año, Hermosillo requiere 10 mil viviendas. Traemos un déficit de 40 mil viviendas. Una ciudad metropolitana, una ciudad que llega al millón de habitantes detona su demográfica a pasos agigantados. Yo creo que la visión ecológica de una ciudad no  tiene que ver si tienes crecimiento urbano e inmobiliario, sino en encontrar un equilibrio, que se sigan los reglamentos ambientales, que se generen las áreas verdes para los ciudadanos”.

Otro de los grandes cuestionamientos es el tiempo en que se presenta y aprueba en Cabildo el proyecto, debido al confinamiento y la emergencia sanitaria.

“El hecho de que estemos confinados no significa que la vida se detiene. Lo tenemos que seguir haciendo es seguir impulsando proyectos. Este proyecto no lo tengo que socializar con nadie, es un proyecto que está aprobado, que está siendo reconocido. Los diversos grupos empresariales, las cámaras, los ciudadanos tienen años aclamando por esta obra. Es un proyecto que tiene 10 años socializándose y está avalado por la sociedad de Hermosillo. ¿Por qué ahora?, porque hay un proceso. Tardé 6 meses logrando que se me entregara jurídicamente la obra. Teníamos que hacer el manifiesto de impacto ambiental. Este proyecto está ingresado  desde hace un año en el Plan de mejoramiento urbano del Fondo Metropolitano que se concursa a nivel nacional. De tal manera que hemos tocado muchas puertas, no tenemos recurso general y lo que tenemos que hacer es buscar una alternativa. Estuvimos 5 meses trabajando el esquema pública financiado”.

Sobre la posibilidad de que no se apruebe en Congreso

“Hay la posibilidad que así como llegó el dictamen, lo guarden. El trabajo legislativo ya no está en la cancha del municipio. De no aprobarse habrá una afectación para la ciudad y continuará agravándose cada vez más el problema del agua en Hermosillo. Los organismos operadores del agua necesitan hacer grandes inversiones. En Hermosillo se dejó de hacer inversiones en medidores, tenemos una red hidráulica bastante decadente, tenemos colapsos todos los días, fugas y eso es un tema que tenemos que solucionar. Creo que es un proyecto que se va a pagar solo, y lejos de generar problemas con el sur del estado creo que es el primer paso para conectarnos con El Molinito”.

Lee también

Comentarios

Commentarios