Eliminar outsourcing cuando se necesitan empleos podría ser perjudicial, advierte especialista

Economía

Eliminar outsourcing cuando se necesitan empleos podría ser perjudicial, advierte especialista

La eliminación apresurada del esquema de outsourcing en el país podría afectar la recuperación de empleos postpandemia en México, advierte el coordinador del CIEN

Figurín que muestra a un trabajador estresado

La eliminación del outsourcing en México, de hacerse de manera apresurada, podría dificultar la generación de nuevos empleos cuando más se necesitan. Foto: Pixabay

La iniciativa impulsada por el presidente López Obrador para eliminar el esquema de outsourcing en el país, de realizarse “de tajo”, podría limitar la contratación de personas en momentos donde se requiere aumentar la generación de empleos, advirtió Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Análisis e Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

En el marco de la presentación de “Expectativas económicas de México en 2021”, el especialista declaró que aunque sería benéfica la modificación a los esquemas de subcontratación laboral, también deben tomarse en cuenta los efectos que surgirán de hacerlo. Esto porque limitar la generación de empleos podría repercutir directamente en los ingresos percibidos por la población.

Hacerlo de un plumazo, dijo el especialista, podría retrasar los procesos de adquisición de las personas y su posibilidad de mantenerse en un mercado laboral sano, con lo que dejarían de contribuir al crecimiento de la economía en los próximos años.

“El sentido de la reforma es mejorar las condiciones de los trabajadores, pero se debe tener cuidado en que no vaya a coartar la recuperación”

De acuerdo con las proyecciones del CIEN, este año el Producto Interno Bruto (PIB) nacional terminará con una caída de entre 8.5% y 9%, y se moverá en terreno positivo con un crecimiento de entre 2% y 3% en el 2021.

En opinión de Magaña, aún no es posible hablar de una franca recuperación de la economía mexicana, ya que desde el segundo trimestre del 2019 la tasa de crecimiento anualizada del PIB ha sido negativa, tocando el punto más bajo en el segundo trimestre del 2020.

Afirmó que la situación todavía es grave, si se considera en términos acumulados, porque en nueve meses de este año se reporta una caída de la economía de 9.8% frente al mismo periodo de 2019.

Magaña Rodríguez anticipó que no se prevé un repunte significativo de las actividades terciarias, que incluso podrían volver a terreno negativo en su comparativo mensual.

Aunado a lo anterior, advirtió del impacto inflacionario sobre la población de menores ingresos.

“Mientras los aumentos en el indicador de la inflación estén influenciados mayormente por el comportamiento al alza, las personas que destinan una parte importante de sus ingresos en la adquisición de productos de primera necesidad resultarán más afectadas”

Lee también

Comentarios

Commentarios