Donald Trump huye de la derrota: Lo persigue la crisis del COVID-19 y la injusticia racial

Mundo

Donald Trump huye de la derrota: Lo persigue la crisis del COVID-19 y la injusticia racial

Donald Trump busca levantar su campaña entre la crisis del COVID-19, las protestas por la injusticia racial y la inminente caída en las votaciones señalada por las encuestas

Donald Trump

Donald Trump ha visto aplastantes presiones sobre su administración intensificarse ante la llegada de las elecciones Foto: Reuters

No son días fáciles para Donald Trump. El presidente de Estados Unidos enfrenta al día de hoy una de las más altas presiones que han caído sobre su administración desde aquel 2016 donde, para sorpresa de muchos y preocupación de otros, se alzara con la victoria sobre Hillary Clinton.

En cuatro años de Presidencia, los ojos se fijan en los resultados de sus controvertidas políticas buscando poner en la balanza lo prometido y lo cumplido ¿logró Trump traer los trabajos de vuelta a Estados Unidos, o librar al país del “peso” de los servicios de salud?

En los últimos meses las estadísticas económicas, no tan positivas como se habían prometido, han tomado un papel secundario ante la respuesta del republicano a las dos crisis más profundas que enfrenta Estados Unidos al cierre de su mandato: Las protestas por la justicia racial y la pandemia mundial de COVID-19.

Las dos crisis

La respuesta de Donald Trump a ambas problemáticas, presentes a través de la mayor parte de este año, ha tenido el común denominador de la incredulidad del Presidente ante los efectos reales que pueden tener en la vida de los ciudadanos estadounidenses.

Estados Unidos lidera hasta el momento los números en contagios del nuevo coronavirus, con las cifras de infectados que rozan los 8 millones de contagios y los 213 mil fallecimientos hasta el día de hoy. Ante esto, el presidente Trump, quien esta semana fue dado de alta de un hospital militar donde fue tratado por la misma enfermedad, continúa instando a la población a “aprender a vivir” con el virus mientras organiza los eventos masivos característicos de sus dos campañas electorales.

“¡La temporada de influenza se acerca! Muchas personas cada año, a veces incluso más de 100,000 y a pesar de la vacuna, mueren por la gripe. ¿Vamos a cerrar nuestro país? No, hemos aprendido a vivir con esta, tal como estamos aprendiendo a vivir con el COVID, que en muchas poblaciones es mucho menos letal”

Donald Trump

La muerte de George Floyd, por su parte, ha traído a la luz la renuencia del presidente a denunciar el creciente movimiento por la supremacía blanca en el país, síntoma de las latentes tensiones raciales que perduran en la sociedad estadounidense de manera histórica. Donald Trump ha sido criticado por responder a las protestas que exigen una reestructuración de las fuerzas policiales en el país con el despliegue de las fuerzas armadas, que han llevado a la escalada en la violencia que ya ha costado la vida de varios manifestantes y el arresto de muchos otros, incluyendo personal de los medios.

¿Porqué Donald Trump no actúa políticamente contra los grupos de ultraderecha clasificados por el FBI como organizaciones terroristas? Desde las elecciones que le dieron el poder se sabe que estos grupos tienen una fuerte tendencia a apoyar a su candidatura, que desde el debate pasado ha continuado desplomándose en las encuestas frente a Joe Biden.

El tiempo se acaba

El debate presidencial del 29 de septiembre fue un parteaguas para las campañas presidenciales de Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden, que ha cimentando su ventaja de 9.6 puntos por delante en intención de voto de los ciudadanos, con el colegio electoral mostrando una tendencia aún más fuerte hacia el lado demócrata.

Los datos más recientes señalan que hasta 279 representantes en el colegio electoral en Estados Unidos, serán los que realmente podrían definir el curso de la elección, votando en favor de Joe Biden. Por Donald Trump solamente se decantan 125, hasta el momento.

La infección del presidente con el COVID-19, presumiblemente a través de los miembros de su equipo, llevó a la Comisión de Debates Presidenciales al replanteamiento del próximo evento que se tenía programado para el próximo 15 de octubre en Miami, Florida.

Al circular la decisión de realizar el debate por vía remota a través de internet, el presidente Trump declaró por teléfono a Fox News que no pensaba “perder el tiempo” con este formato, su equipo solicitó mover el evento al día 29 de octubre, solo días antes de las votaciones.

La oposición señala al presidente de buscar evadir el debate a causa de las posibles repercusiones que pueda tener en las encuestas, con los mismos republicanos citando esta causa como la mayor razón para llevar a Trump al debate.

Hasta el momento no se han reportado cambios en la fecha y el formato del próximo encuentro. Con las negociaciones entre ambos bandos, lo que es seguro es que el candidato republicano seguirá empujando la fecha lo más cercano a las elecciones posible.

Lee también

// aca van los comentarios vite