CEPAL y OPS: Sólo habrá recuperación económica si se controla el COVID-19

El informe otorga un panorama desalentador para la región de América Latina y el Caribe de no tomarse medidas para ayudar a las poblaciones más vulnerables

Mujer con computadora y cubrebocas

La CEPAL y la OPS llaman a implementar políticas sociales y económicas progresistas que permitan cerrar la brecha entre las clases sociales - Foto: Pixabay

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en conjunto con la Organización Panamericana de la Salud, publicaron un informe conjunto titulado “Salud y economía: una convergencia necesaria para enfrentar el COVID-19 y retomar la senda hacia el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe“. En el informe ambas organizaciones expresan su preocupación por los impactos económicos del COVID-19 en la región, pero también el impacto de las economías de cada país y su influencia en la propagación y rebrote del virus, donde varios países que pertenecen a estos organismos son epicentros mundiales de la enfermedad.

Datos de la CEPAL y la OPS estiman que el Producto Interno Bruto de la región de América Latina y el Caribe podría alcanzar hasta un -9.1% este año, acompañado de cifras de desempleo que ascenderá a 44 millones de personas solamente para 2020.

¿Qué ha causado estos efectos? Ambas organizaciones coinciden en señalar a la desigualdad prevalente en América Latina de la afectación desproporcionada que sufren los estratos socioeconómicos más bajos ante la pandemia de COVID-19, además de la extendida debilidad de los sistemas de salud y protección social que han sido golpeados duramente por el coronavirus. Tan solo en México, declaró Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de CEPAL, el 49.5% de los habitantes podría vivir en pobreza a finales de este año, junto a los cuales vivirá en pobreza extrema el 17%.

Los números de personas que podrían ingresar a la pobreza también han sido una estadística notable en el Latinoamérica, pues en 2020 se prevé que el número de pobres aumente en 45 millones, y de personas en la pobreza extrema en 28 millones.

Ante esta situación, considerada insostenible, la CEPAL y la OPS han hecho un llamado a la creación de un nuevo pacto político que pueda garantizar una protección universal contra la pandemia de COVID-19, la cual sería no solo la mejor manera de prevenir la mortalidad y expansión del COVID-19, sino la única forma de salvar la economía de recaer por esta causa a mediano y largo plazo.

La CEPAL propone la implementación de un ingreso básico de emergencia equivalente a la linea de pobreza que actualmente se ubica en los $147 dólares por un periodo de 6 meses, o un bono contra el hambre de 70% de la línea de pobreza.

Otras soluciones incluyen apoyos a las micro, pequeñas y medianas empresas, acompañados de apoyos con condicionalidad a grandes compañías de sectores que se han puesto en riesgo con la pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *