AstraZeneca frena su vacuna del COVID-19, segundo voluntario con posible enfermedad neurológica

Ciencia y Tecnología

AstraZeneca frena su vacuna del COVID-19, segundo voluntario con posible enfermedad neurológica

Mientras que el primer caso de una afectación neurológica a una voluntaria que recibió la vacuna fue determinada como no relacionada con las pruebas de AstraZeneca, una segunda afectada pone en riesgo la viabilidad de uno de los proyectos de vacuna más avanzados

Mujer con microscopio

Las pruebas de la vacuna de AstraZeneca se han detenido debido a que un segundo paciente ha presentado una afectación de la médula espinal

La farmacéutica del Reino Unido, AstraZeneca, responsable del desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 en conjunto con la universidad de Oxford que será envasada y distribuida por México y Argentina para Latinoamérica, ha frenado por segunda vez sus ensayos clínicos de fase 3 debido a posibles afectaciones sufridas por uno de los voluntarios que han sido inoculados con una de las medidas de inmunización con más potencial hasta el momento.

Según han reportado los medios internacionales, la voluntaria que ha presentado la enfermedad neurológica “inexplicable” después de haber recibido la vacuna también se trata de una mujer, como ocurrió hace dos semanas, que también desarrolló una condición de mielitis transversa, inflamación de ambos lados de una sección de la médula espinal que causa “dolor, debilidad muscular, parálisis y problemas con la vejiga o el intestino”.

Después del primer caso registrado AstraZeneca determinó que era poco probable que la aparición de la mielitis transversa en la voluntaria fuera causa directa de la vacuna, atribuyéndola a un padecimiento no diagnosticado en la paciente previo a la aplicación, por lo que los ensayos se reanudaron poco después de ser detenidos por protocolos de seguridad.

Ahora con la aparición de una segunda voluntaria con los mismos síntomas las probabilidades de una correlación aumentan notablemente y la empresa ha vuelto a detener las pruebas mientras investigan con más detenimiento a las dos casos, los cuales han terminado en un padecimiento del que según fuentes de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos solamente un tercio de los pacientes logra recuperarse totalmente, mientras que el resto puede presentar discapacidad de moderada o necesitar apoyo de manera permanente en sus actividades cotidianas.

Especialistas en el campo sugieren que de encontrarse una correlación entre la vacuna y los padecimientos, o peor, de resultar enfermo otro paciente, podría suponer el rechazo de la vacuna de AstraZeneca.

Lee también

// aca van los comentarios vite