Amor propio: activistas en contra de la gordofobia

Con su campaña contra la gordofobia Alejandra, Kelly y Cecilia, buscan generar conciencia en la sociedad para dejar de discriminar a las personas por su físico

Activistas buscan generar fuerzas para apoyar a las personas que sufren a causa de los señalamientos de las personas hacia sus cuerpos - Internet

Orgullosamente mexicana, Alejandra Oyosa y las argentinas Kelly Ramirez y Cecilia Weller, son activistas de que apoyan al ‘Fat activism‘, una campaña psicológica diseñada para aceptar y amar su cuerpo y convencer a la persona que ser gordo no es una enfermedad.

Kelly, Cecilia y Alejandra sufrieron traumas durante su adolescencia por comentarios de parte de familia, compañeros de escuela y relaciones amorosas respecto a su peso.

Después de terapias psicológicas por las secuelas de estos comentarios del pasado, las tres mujeres aseguran ser orgullosamente gordas, y son pioneras en la lucha contra la gordofobia en América Latina.

“Es parte de nuestra campaña visibilizar que hay quienes tienen un problema con la palabra ‘gorda’, que históricamente ha sido utilizada de manera despectiva”

Kelly Ramírez, activista

El origen de este movimiento comenzó en la época de los sesenta en Estados Unidos, donde era muy pronunciado ser delgada y cumplir estándares de belleza dentro de la sociedad.

La exitosa pedagoga Cecilia Weller, de Argentina, en el 2010 fundo su página de Facebook llamada Orgullo Gordo, una plataforma creada para que toda aquella persona que se sintiera sola a causa de su peso pudiera encontrar un refugio y apoyarse con otras personas en su misma situación y fomentar el amor propio.

“Lo que hicimos fue empezar a ponerle nombre y apellido a las violencias que pasamos. Al principio, durante mucho tiempo, nos descreían. Pero el sitio empezó a crecer, se fueron sumando más personas. Por eso fue muy importante tener reuniones presenciales y tejer redes para que esto no se cayera a mitad del camino, empezamos a hacer intervenciones artísticas”

Cecilia Weller, pedagoga y activista

En el 2019, México se unió al intercambio organizado por un grupo de Gordas sin chaqueta, de Colombia.

En recientes estudios se demostró que 51.3% de las mujeres y 56.5% de los hombres en México expresan al menos 1 vez en su vida haber sido discriminados por su tono de piel, peso o estatura, forma de vestir o arreglo personal.

“Desde el activismo no nos estamos preguntando por qué llegaste a ser así. Simplemente eres una corporalidad gorda y mereces respeto y todos los derechos humanos”

Alejandra Oyosa, Lic. en ciencias de la comunicación y activista

Aunque a México le falta un largo camino por recorrer en este tema a causa de estereotipos, es necesario tomar conciencia y respetar y valorar nuestros cuerpos, tal afirma Weller y sus compañeras, también afirman que este es solo el comienzo a la aceptación de parte de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *