Gas Bienestar, una guerra contra la industria privada

Especiales

Gas Bienestar, una guerra contra la industria privada

AMLO abre otro frente de batalla, en donde la Iniciativa Privada ve en riesgo sus inversiones, ante lo que se considera una competencia desleal y oficial

Gas Bienestar Foto: Internet

El presidente Andrés Manuel López Obrador abrió una nueva batalla contra el sector privado al anunciar a principios de julio que creará una empresa estatal de distribución de gas licuado para competir con las compañías locales, que controlan el mercado, y forzar una reducción en el precio del combustible.

La decisión de López Obrador de conformar la empresa estatal de distribución de gas licuado de petróleo, bautizada como Gas Bienestar, y establecer un precio máximo para el producto desató críticas de analistas y opositores que advirtieron que podría generar consecuencias como las que se han dado en Venezuela donde políticas similares terminaron provocando escasez, acelerando la inflación y ahuyentando a la inversión privada.

“Me está dejando a mí como demagogo, como mentiroso. Hice el compromiso de que no iban a aumentar el precio de las gasolinas, la luz y el diésel”, comentó sobre los precios del gas durante su conferencia matutina del 8 de julio el presidente López Obrador.

Y es que el gas licuado es uno de los combustibles que más ha subido su precio en los últimos meses. El energético acumula un alza interanual de 29.5%. En la primera semana de junio, se vendió en promedio en 12.94 pesos por litro, en el mismo periodo de 2020 el precio era de 9.99 pesos por litro. En lo que va del año, el gas licuado también acumula un alza de 10.69%. En enero de este año se vendía en 11,69 pesos por litro..

Tras las declaraciones del mandatario de origen tabasqueño, la Secretaría de Energía publicó una directriz de emergencia para pedir al regulador del sector, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) diseñar una metodología para fijar precios topes a la venta del gas. La petición incluía un plazo no mayor a tres días para la publicación de esta.

El mandatario descartó que con Gas Bienestar el gobierno busque quitarle el mercado a las cinco empresas privadas que lo controlan y sostuvo que lo que busca es hacerle frente al alza de precio del cilindro de gas doméstico, que se estima que ha aumentado más de 45% desde inicios de 2020. De acuerdo con los cálculos del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi) la inflación general anual alcanzó en junio una variación de 5,88%, afectada por la aceleración en los precios de algunos frutos y de los energéticos como el gas licuado, que se estima que se consume en siete de cada diez hogares mexicanos.

Sin embargo, la decisión del presidente no cayó muy bien y, desde el martes 3 de agosto, gaseros de algunos puntos de la Ciudad de México, el Estado de México e Hidalgo inician un paro en donde al menos 8 mil pipas distribuidoras de Gas LP dejarán de prestar servicio a clientes no prioritarios.

“No se cuenta con las condiciones operativas necesarias ante esta directriz de emergencia para el bienestar del consumidor”, dijo el gremio gasero en un comunicado, aunque algunas organizaciones, como la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP, se han deslindado de los paros de empleados gaseros.

Los manifestantes argumentan que realizan esta suspensión de labores debido a que se sienten inconformes por las condiciones de precios máximos establecidas por la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía, pues consideran que impiden el desarrollo de esta actividad.

“Si Pemex va a recibir un subsidio de mil 100 millones de pesos mensuales puede sostener estos precios, pero que irónico vas a vender un combustible más barato, pero en realidad lo vas a tomar de los mismos impuestos que le cobras a la gente”,José Adrián Rodríguez, presidente de la Unión de Gaseros del Valle de México.

Y es que, según la versión de los distribuidores de gas, el precio de 11.52 pesos por litro establecido para la capital del país es apenas el costo de operación de las plantas de distribución y las pipas, que son los socios comerciales de las plantas como comisionistas y no empleados de la misma, deja sin margen de ganancia a los comisionistas.

El gremio estima que, tan solo en el Valle de México, 16 mil comisionistas se verán afectados económicamente con las nuevas normas gubernamentales y sus ingresos diarios no superarán los 100 pesos.

AMLO no da su brazo a torcer

Ante el paro de las empresas distribuidoras del gas LP en el Valle de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró un día después que “no doblegarán al estado” quienes se quejan del tope de precios establecido al combustible.

“No es que ayer hicieron este paro y se va a quitar el precio máximo, no, son medidas que tenemos que llevar a cabo en beneficio del pueblo, de la gente”, explicó el presidente durante su conferencia matutina.

El mandatario comparó el tope de precios al gas LP en algunas regiones del Estado de México, la Ciudad de México e Hidalgo con la lucha contra el robo de petróleo que inició su gobierno en los primeros meses de su mandato.

“Ya se establecieron estos precios máximos que se van a estar revisando semanalmente. Algunos responden con estas protestas, queriendo apostar a que van a doblegar al estado, ya pasamos la experiencia del huachicol y la gente nos ayudó”, recordó López Obrador.

AMLO

Añadió que trabajadores de la Secretaría de Energía han iniciado conversaciones con los gaseros para explicarles sobre el tope de precios y la necesidad de esta medida de “emergencia” y “transitoria”.

López Obrador también explicó que su gobierno presentará mañana un plan para garantizar el abastecimiento del gas LP en el Valle de México y Pachuca, además de que analiza presentar denuncias contra las distribuidoras de gas que nieguen el servicio.

Del mismo modo, ofreció a la Guardia Nacional para apoyar a las empresas de gas en la distribución del combustible, pues argumentan que han tenido que parar sus actividades por miedo a ser vandalizadas.

Tras dichas declaraciones en la conferencia matutina del presidente, horas después concluyó el paro de labores de los comisionistas inconformes por la fijación de precios implementada por el gobierno federal.

Al anunciar el levantamiento del paro, José Adrián Rodríguez explicó en una conferencia de prensa que no hubo acuerdos con el gobierno, pero tampoco buscan dejar a los mexicanos sin el servicio de combustible.

Advierten consecuencias negativas

Aunque el presidente, Andrés Manuel López Obrador culpa a un grupo de compañías que acumulan más del 50% del mercado nacional de distribución y expendio de gas LP de pactar un aumento de precios, algunos especialistas del sector aseguran que las alzas son resultado de un aumento en el precio internacional del energético, que a su vez es consecuencia de varios factores: un efecto retrasado de la baja de producción durante el momento más álgido de la pandemia, un crecimiento de la demanda industrial de petroquímicos –principalmente de Asia– y una recuperación en las principales actividades económicas.

Además, algunos especialistas han enfatizado en los peligros económicos y de combustible que podría traer la creación de una empresa estatal y la regulación gubernamental de los precios.

Tal es el caso del departamento de análisis de Banco Base, el cual consideró que no es una buena iniciativa la creación de la empresa Gas Bienestar como respuesta del gobierno federal al incremento en los precios del gas LP, pues no garantiza por sí misma la venta de gas a menor precio, aunado a otra serie de inconvenientes.

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base, explicó que crear Gas Bienestar es una mala idea con repercusiones económicas importantes. En pocas palabras, sería deshacer a pedazos el mercado y la economía”.

Stilller explica que el gas LP obtiene plusvalía en las etapas de producción o importación, transportación, almacenamiento y comercialización al público y señaló que Pemex es el único productor de gas LP en México pero no es autosuficiente para la demanda nacional, por lo que tiene que importarlo y el precio de adquisición en el extranjero incluirá costos de producción al precio que determine el mercado internacional.

De igual manera puntualizó que la creación de “Gas Bienestar” implica inversión en tanques para comercializar, empleados, etcétera, por lo que hay costos iniciales como en cualquier empresa y cuestionó si será la Secretaría de Hacienda y Crédito Público o Pemex los organismos que absorben el gasto.

Incluso la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) ha lanzado advertencias de que bajar los costos del gas LP con la creación de la paraestatal Gas Bienestar, como lo planteó el presidente de la República, es inviable, anticompetitiva e ineficaz porque no resuelve el problema de fondo.

“En Coparmex advertimos que la eventual creación de Gas Bienestar distorsiona el mercado y otorga un beneficio exclusivo e indebido a Petróleos Mexicanos (Pemex) frente a otras empresas comercializadoras de gas que participan legalmente en el sector a nivel nacional”, advirtió en un comunicado el organismo presidido por José Medina Mora Icaza y etiquetó la propuesta de López Obrador como una añeja que ha fracasado en el pasado.

“Con base en la experiencia negativa que en México tuvimos con los precios fijados por la autoridad de manera arbitraria en los años 70´s y principios de los 80´s, consideramos que la resolución de esta problemática es fomentar la participación público-privada en la extracción y explotación del gas, y focalizar el subsidio”, apuntó la Coparmex. 

La Coparmex también criticó que la CRE aprobó el proyecto de regularización de precios mediante “un proceso express” y publicada el mismo día, con lo cual “quedó cancelada toda posibilidad de hacer un análisis de impacto y su respectiva consulta pública”.

En Durango, Óscar Moreno Littleton, presidente estatal de la Coparmex, comentó que en la entidad se iba a instalar una distribuidora con inversión de 200 millones de pesos, misma que decidió ya no invertir tras el anuncio de la creación del Gas Bienestar.

“Esa no es la respuesta, subsidiar el gas solo será posible hasta que se acabe el dinero del gobierno”, señaló el líder empresarial y lamentó que Durango perdiera una inversión que llevaba meses gestionándose.

DATO: 

En Sonora la distribución de gas sigue operando de manera normal, al segura empresarios de la región que los precios del hidrocarburo tienden a mantener un estándar en la zona, pese a las múltiples compañías que operan

“La regulación de precios máximos en el Gas LP no impide la competencia. Cualquier expendedor podrá perder el permiso en caso de no respetar el precio que se imponga, vamos a estar muy atentos”

Ricardo Sheffield Padilla, Profeco
  • 145 Regiones en el país determinó la Secretaría de Economía, en la que cada una tendrá establecido un máximo en el precio por kilo de gas licuado.

Lee también

Comentarios

Commentarios