Preocupa el valor que la piratería alcanzó en México; supera el presupuesto anual de la UNAM

Economía

Preocupa el valor que la piratería alcanzó en México; supera el presupuesto anual de la UNAM

El valor de la piratería en México afecta los ingresos de los tres niveles de Gobierno

Piratería en México asciende a 101mil 694 millones de dólares Foto: El Economista

Un análisis entorno a la piratería arrojó que el valor de ésta en México es de 101 mil 694 millones de dólares, de acuerdo con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD).

La conductas ilícitas de reproducción y distribución de ejemplares impactan los ingresos de los tres niveles de Gobierno, por lo que es urgente que las autoridades resuelvan dicha condición.

Por si te lo perdiste: Cubrebocas, entre los 5 productos “pirata” que más compran mexicanos

“La informalidad en conjunto con la piratería afectan fuertemente los ingresos de los tres niveles de gobierno y, además, representan cada vez una mayor carga contra la actividad económica formal, tanto para la industria como para el comercio, por lo que es urgente que el Gobierno Federal atienda este fenómeno”.

Jorge Dávila Flores, presidente del Centro de Estudios Económicos del Comercio (CEECS)

Para comprender la extensión de la cifra, se le comparó con los presupuestos anuales destinados al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En cuanto al IMPI, la piratería supera 34 veces su presupuesto de 2 mil 991 millones de dólares, mientras que de la UNAM lo rebasa 144 veces.

En el país la piratería es algo cotidiano, sin embargo, se pierde de vista que esta actividad perjudica en gran medida a la economía del país, además, es considerado como una debilidad del Estado de derecho, ya que se ofrecen productos de baja calidad al consumidor, los productores reducen sus ventas ya que se ofrecen productos similares a un precio menor, los gobiernos dejan de percibir ingresos debido a que el comercio se realiza en un entorno informal, mientras que se desincentiva a los actores intelectuales a continuar innovando”.

Dávila Flores

Con información de: Sin Embargo

Lee también

Comentarios

Commentarios